Rafael Nadal gana sobradamente a Federer

Nadal

Nadal, tortura a Ferrer para llegar a la final. Este no le dará tregua y pondrá todo su empeño, para lograr el objetivo que es ganar. Por lo que según se presume, este no quedara, como el clásico más bonito de los 39 ya disputados. Sin embargo, Rafael Nadal festejó a lo grande una victoria preciosa por muchísimos motivos.

El primero de ellos es que esta le lleva directo a la final de Roland Garros, la duodécima, a un pasito de prolongar su vínculo con el paraíso. Y para continuar, porque frena la sangría ante Roger Federer, quien se había impuesto en los últimos cinco enfrentamientos entre ambos.  Renovado en esta eterna carrera de la que tanto puede presumir.

Sin embargo, París es otra cosa, esta es la casa de Nadal. Quien se caracteriza por ser un campeón insaciable que tiene una pinta estupenda. Sin duda alguna este es única, y por si alguien tenía dudas. Fue demoledor en dos horas y 25 minutos (6-3, 6-4 y 6-2) y de menos a más, ofreciendo un nivel altísimo durante un buen tramo de partido.

Sin duda alguna, el español Rafel Nadal, luchará por su duodécimo título de Roland Garros. Esto justo  después de imponer su hegemonía en tierra ante el suizo.

Trabajo duro de Nadal

Nadal

Llegar hasta donde está, ha sido un trabajo duro de Nadal. Por lo tanto al alzar los brazos, imaginamos que pasaron por su mente todos los momentos de este curso tan atípico. E incluso, según comento pensó que era imposible después de los patinazos de Montecarlo y Barcelona. Pero en Madrid fue cogiendo carrerilla y confirmó en Roma que la bestia seguía viva y que Roland Garros era la presa. La tiene a tiro.

Este partido, empezó a la hora que se tenía programada. a las 12.50 horas para ir lo más rápido posible, pero se jugó en unas condiciones terribles. Chispeaba en la Philippe Chatrier, soplaba el viento con violencia y los intercambios estaban completamente condicionados por la meteorología. Desluciendo el mejor espectáculo que puede existir en el deporte. En esta tesitura, se trataba de sobrevivir y de esperar el momento, y en cuestión de paciencia y cabezonería no hay nadie que supere a Nadal.

Nadal sufrió un poco

Nadal, sufrió con su primer saque, e incluso tuvo que salvar bolas de break, pero fue el mallorquín quien dio el primer zarpazo. Destrozando con esto una agorera estadística que le recordaba que en los 31 últimos juegos ante su archienemigo no había roto nunca.

Mientras que a Federer solo le valía una película corta y casi sin argumento. Por lo que decidido a reducir al máximo el tiempo de debate. Puntos a uno, dos o tres tiros, para qué más. Y así se plantó en la central, que tardó en llenarse y en coger temperatura. A la afición también le dejó algo fría el inicio del clásico.  Por lo que Nadal rápidamente logro llegar al 3-0 después de sudar lo suyo. Y luego de un duro partido solo podía venir la celebración de este excelente deportista.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here