Mudar la oficina internacional de educación de Suiza podría tener un costo de seis millones de dólares anual.

Sánchez

La sede de la oficina internacional de educación de Suiza localizada en Ginebra desea ser trasladada por el gobierno de Sánchez. Este organismo de la Unesco en la actualidad no es considerada relevante en sus funciones y del que además Suiza quiere desprenderse. Esta posición de Suiza solo puede ser cambiada si surgen cambios en cuanto a la dirección de sus funciones y objetivos.

La decisión del mandatario sin duda ha causado revuelo en la comunidad universitaria y educativa. No obstante esta noticia ha causado malestar por la inversión designada para su mantenimiento. Alcanzando una cifra de seis millones de dólares aproximadamente (anuales).

Esta inversión difiere grandemente con los escasos fondos designados a los programas del estado. Entre los cuales se mencionan programas de conocimiento y fortalecimiento científico-tecnológico del sistema I+D+i.

Ante la amenaza de Suiza el Gobierno presenta propuesta de movilización de la sede de la OIE

¿Qué es la OIE?

Suiza

La OIE es el instituto de primera categoría más antiguo de la Unesco fundada en 1925. Su sede se encuentra en Ginebra. Este pasó de ser un centro de investigación y documentación a una rama especializada de la Unesco en materia de planes de estudio. Este organismo ha prestado apoyo a 85 estados miembros para fortalecer sus capacidades, procesos y contenidos en lo que respecta a los planes de estudios.

Su objetivo primordial es “Elaborar y aplicar planes de estudio que fomenten el acceso equitativo a la educación y al aprendizaje, adecuados y de calidad”. Es importante destacar que este instituto ha perdido importancia ya que ha mermado su apoyo financiero.

Apoyo financiero a la OIE

La OIE recibe un aporte de más o menos cuatro millones de dólares cada dos años. El último reportado ha sido  el del 2016-2017 en el que se recaudó 3,3 millones de dólares de otras fuentes de financiación. El aporte de otros gobiernos donantes ha mermado  desde el 2014. Destacando entonces que su situación actual es  financieramente precaria e insostenible.  

Su país anfitrión (Suiza) ha decidido suspender su financiación anual a partir de 2018 teniendo esto un impacto negativo en el instituto. Ante ello el Comité Ejecutivo asegura que la Unesco comenzó a estudiar opciones para la sostenibilidad financiera del organismo. Entre lo que evalúan está mantener la sede en Suiza pero con nuevo anfitrión. Para ello advierten que “el país anfitrión sería el responsable de su financiación”. El proceso fue aperturado el 7 de diciembre de 2018 cuando se invitó a los estados miembros a que manifestaran su interés por albergar la OIE antes del 15 de enero de 2019.

Propuesta por parte del país anfitrión

Suiza afirma que bajo la situación actual no es viable ya que es un problema fundamental la falta de valor agregado real -en comparación con las universidades- las cuales cuentan con departamentos curriculares con decenas de investigadores. Advierte además que el traslado de esta sede a otro país será un  problema ya que hacerse cargo de los gastos “no es una decisión valiosa de la Unesco”. A juicio de éste no se resolverá el problema a largo plazo debido a que es necesario un cambio profundo en el mandato de la OIE para que dé una respuesta duradera a esta situación. Requiriendo entonces un cambio de función y de mandato.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here