Dos Policía Nacionales auxiliaron a un hombre que había sido atropellado en Jaén cuando cruzaba por un paso de peatones. Los agentes fueron alertados por un grupo de ciudadanos, sobre la presencia de un herido que se encontraba sangrando copiosamente. Los agentes realizaron con cinta policial un torniquete para detener la hemorragia.
Una patrulla de Seguridad Ciudadana se encontraba realizando labores de prevención y protección por las calles de la ciudad, cuando fueron requeridos por un grupo de ciudadanos, manifestando que una persona acababa de ser atropellada por un vehículo en la Avda. de Granada. Personados en el lugar, los agentes observaron a un hombre de 63 años tendida en el suelo, comprobando que tenía una fractura abierta en la pierna izquierda la cual sangraba abundantemente.

Ante la gravedad de la situación, la prioridad de los agentes era detener la hemorragia, con el fin de evitar que el herido perdiera la consciencia; algo que agravaría su situación, corriendo serio peligro su vida. Ante tal situación, los agentes realizaron un torniquete con una cinta policial, consiguiendo detener la hemorragia y estabilizando al herido. Posteriormente comunicaron a la Sala Operativa del 091 el hecho, solicitando el envío urgente de los servicios médicos que le trasladaron hasta el hospital. Una vez allí, fueron informados por el equipo médico de la gravedad de las lesiones que sufría el herido, manifestándoles que gracias a su rápida intervención y la decisión de realizar en la herida el torniquete, salvaron su pierna e, incluso su vida.

Actualmente la persona accidentada se encuentra ingresada en planta y ha sometido a la primera de varias operaciones para poder salvar sus piernas.