Detenida por reincidente: la pillan por segunda vez bañándose en una playa de Marbella en la cuarentena

La pillaron una vez, le llamaron la atención, la denunciaron, ella se lo tomó mal… Y volvió. Una mujer ha sido detenida en Marbella tras ser sorprendida por segunda vez bañándose en la playa durante la cuarentena impuesta por el Gobierno, que decretó el estado de alarma ante la pandemia provocada por el coronavirus Covid-19.

Las dos escenas son un calco la una de la otra. La semana pasada, una patrulla de la Policía Local de Marbella sorprendió a una mujer en una céntrica playa disfrutando de un baño en uno de los pocos días soleados con que se despidió el mes de marzo. Los agentes la reprendieron por saltarse el confinamiento y la identificaron: unos 60 años, de nacionalidad española y de origen árabe. Y residente en la ciudad.

Los policías locales le informaron de que iba a ser propuesta para una sanción en virtud de la Ley 4/2015 de Seguridad Ciudadana. El artículo 36.6, que es el que se está usando para reprender estas acciones, castiga lo siguiente: «La desobediencia o resistencia a la autoridad o a sus agentes en el ejercicio de sus funciones, cuando no sean constitutivas de delito, así como la negativa a identificarse a requerimiento de la autoridad o de sus agentes, o la alegación de datos falsos o inexactos en los procesos de identificación».

La mujer, apuntan fuentes policiales, no reaccionó bien y protestó a los funcionarios por la denuncia, que fue remitida, como las demás, a la Subdelegación del Gobierno de Málaga, donde se iniciará el expediente administrativo y se modulará, en función de las características de la imprudencia, la sanción pertinente. La Ley de Seguridad Ciudadana la considera una infracción grave y contempla una multa de 601 a 30.000 euros.

Hasta ahí, una actuación más, de las centenares que se producen cada día en la provincia para velar por el cumplimiento de la cuarentena. Pero la situación cambió de cariz este lunes, cuando la misma mujer volvió a ser identificada dándose, de nuevo, un baño en una playa de Marbella. Los policías locales, que ya sabían del precedente protagonizado días antes por ella, decidieron esta vez detenerla por un presunto delito de desobediencia.

Su arresto, el primero que trasciende por reincidencia en la provincia, se une a la amplía casuística que los Cuerpos de Seguridad han venido detectando en la provincia desde que el 14 de marzo se decretara el estado de alarma. Ayer mismo, la Policía Nacional informaba de la denuncia de un ‘youtuber’ malagueño que se grabó saliendo a la calle durante el confinamiento y comentando la situación, llegando a calificarla de «exagerada». Cuando los agentes detectaron esas imágenes, que se habían subido a una plataforma multimedia, abrieron una investigación para identificarlo y denunciarlo.

También está el caso de un hombre y una mujer que fueron sancionados en Estepona tras ser sorprendidos en una playa de la localidad practicando sexo, o el de una mujer que fue multada en los Baños del Carmen, en la capital, donde tomaba el sol en plena cuarentena. O los cuatro amigos denunciados por hacer botellón en El Chorro, saltándose la orden de confinamiento de la población.

Solo los casos más graves, como la reincidencia o los atentados a la autoridad, acaban en detención. Sucedió -fue el primer arresto en la provincia- con un ‘runner’ identificado en el paseo marítimo Pablo Ruiz Picasso y que, cuando la policía local quiso identificarlo, reaccionó bajándose los pantalones y mostrando sus atributos; o la mujer que fue detenida por increpar, escupir y tratar de vomitar sobre los agentes que se disponían a denunciarla.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here