Hong Kong condena por desórdenes públicos a los líderes de la Revuelta de los Paraguas

Hong Kong

Hong Kong (2014) sufrió protestas en  reclamo a pleno sufragio universal en contra del autoritario régimen chino. Esta fue llamada “Revuelta de los paraguas” debido a las armas de defensa contra los gases de la policía. Es importante resaltar que esta manifestación concentró miles de personas en 79 días. Esta revuelta  paralizó tres puntos neurálgicos de la ciudad.

Según información suministrada por periódicos de la localidad: A cinco años más tarde 9 organizadores han sido condenados por desorden público.  Expresan que esta sentencia puede ser hasta de siete años de cárcel por delito.

Entre los condenados se encuentran los tres fundadores del movimiento de desobediencia civil “Occupy Central” (2013). Entre los que se mencionan al profesor de Derecho Benny Tai  al de sociología Chan Kin-man y el religioso Chu Yiu-ming. Ellos apostaban por tomar el corazón de la ciudad para pretender democracia siendo esto la raíz de masivas movilizaciones del año siguiente. A estos fundadores se sumaron dos diputados del parlamento local: Tanya Chan y Shiu Ka-chun y otros líderes organizacionales (estudiantes).

Líderes de protestas a favor de la democracia (2014) pueden llegar a ser sentenciados hasta por siete años. Juicio por los defensores de los derechos humanos.

Culpables de conspiración

Hong Kong

La sentencia de aproximadamente 268 páginas ha declarado culpables de conspirar e incitar al desorden público a los dirigentes del movimiento civil “Occupy Central”. Esta protesta es considerada la más populares en China desde la revuelta de Tiananmen desarrollada en el año 1989. El plan de pekin fue el detonante de clasificar candidatos para las elecciones a jefe ejecutivo de Hong Kong a las que por supuesto no podían presentarse aspirantes contrarios al régimen.

Juicio censurado

Aun cuando la ciudad de siete millones de habitantes disfruta de más libertades que el resto del país en los últimos años se ha endurecido la persecución legal de las voces críticas con el régimen. Es por esto que el juicio ha sido criticado por los derechos humanos debido a que en su opinión este acto muestra “la progresiva pérdida de libertades” que sufre la ciudad de Hong Kong. Expresan que la obstrucción fue tan irrazonable que el significativo y protegido derecho a manifestarse debería ser desterrado”; Además mencionan que el acto no estuvo garantizado por la ley.

Para Amnistía Internacional estos “veredictos de culpabilidad son un golpe demoledor a la libertad de expresión y a las protestas pacíficas en Hong Kong”. Alegan que “el Gobierno ha usado estos cargos tan vagos como una herramienta política contra los activistas”. Prueba de lo mencionado es que otro de los integrantes de la Revuelta de los Paraguas como Joshua Wong también ha acabado entre rejas en el pasado por desórdenes públicos.

En puertas del tribunal

Uno de los líderes del movimiento Benny Tai  expresó “Sin importar lo que ocurra tengo la confianza en que mucha gente estará junta hoy y seguirá luchando por la democracia en Hong Kong… Persistiremos y no nos rendiremos”. Así mismo con carteles y paraguas de color amarillo recordaban que Hong Kong sigue reclamándole a China democracia.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here