A simple vista, parece sencillo definir qué es el turismo. Resulta fácil encontrarse diferentes definiciones y descripciones al respecto. Sin embargo, sería complicado quedarnos con una sola. Cuando realizo formaciones en materia de turismo, suelo empezar formulando la siguiente pregunta: ¿qué es el turismo?

La Organización Mundial del Turismo (OMT) ha definido el turismo como un fenómeno social, cultural y económico que supone el desplazamiento de personas a países o lugares fuera de su entorno habitual por motivos personales, profesionales o de negocios. Esas personas se denominan viajeros (que pueden ser o bien turistas o excursionistas; residentes o no residentes) y el turismo abarca sus actividades, algunas de las cuales suponen un gasto turístico (Organización Mundial del Turismo).

Thomas Cook, empresario británico conocido por ser la primera persona en crear un viaje organizado (al que hoy podríamos llamar viaje turístico) vio en esa acción un posible negocio futuro, por lo que decidió crear su propia agencia de viajes, considerada la primera de la historia. Este hecho lo llevó a proclamarse el progenitor de las agencias de viajes. Algunos también lo bautizaron, tiempo después, como padre propulsor e iniciador del turismo. Cook supo ver la necesidad de viajar, así como el poder del desplazamiento, aunque la palabra turismo por entonces ni se nombrara.

Sin embargo, la primera definición del vocablo turismo fue propuesta por los profesores Hunziker y Krapf en el año 1942. La misma indicaba que el turismo era el conjunto de actividades y fenómenos originados por la dislocación y permanencia de personas fuera de su área habitual, siempre y cuando sus dislocaciones y permanencias no fuesen utilizadas para una actividad lucrativa principal, permanente o temporaria (Hunziker y Krapf, 1942).

En 1981, Burkart y Medlik definieron el turismo como: «desplazamientos cortos y temporales de la gente hacia destinos fuera del lugar de residencia y de trabajo, y las actividades emprendidas durante la estancia en esos destinos» (Burkart y Medlik, 1981).

Mathieson y Wall (1982), por otro lado, proporcionaron una similar definición a la expuesta anteriormente, pero introdujeron algunas modificaciones: «El turismo es el movimiento temporal de la gente, por períodos inferiores a un año, a destinos fuera del lugar de residencia y de trabajo, las actividades emprendidas durante la estancia y las facilidades creadas para satisfacer las necesidades de los turistas».

El turismo es un término relativamente nuevo como actividad socioeconómica, además de abarcar diferentes disciplinas y variedad de sectores, por lo que resulta complicado establecer una sola definición del mismo como única y correcta.

El paso del tiempo y los cambios que se han ido generando en el desarrollo y vida del turismo han hecho que resulte complicado dar una única respuesta a qué es el turismo. No obstante, toda definición tiene algo en común: el desplazamiento fuera del lugar de residencia.

Personalmente, cuando me preguntan qué es el turismo, me inclino por la definición que la Organización Mundial del Turismo propone en 1994: «El turismo comprende las actividades que realizan las personas durante sus viajes y estancias en lugares distintos al de su entorno habitual, por un período de tiempo consecutivo inferior a un año con fines de ocio, por negocios y otros». Se trata de un concepto general, directo y amplio, además de flexible, destacando conceptos como actividades y ocio, pero indicando una acotación temporal.

De todo cuanto se pueda decir del turismo, nos centramos en los conceptos de movimiento, en el momento en que se necesita un desplazamiento para poder considerarlo turismo. Existe un motivo para realizar ese desplazamiento, hablamos entonces de la motivación del turista. La motivación es esa razón por la que una persona decide un destino y no otro para moverse. Esta motivación va fuertemente ligada a las actividades que el viajero realizará en el lugar de destino. Actividades, otra palabra clave en el término turístico.

Si preguntamos a la gente qué es el turismo y basándome en mi experiencia personal al realizar esta pregunta, nos encontramos con definiciones como:

«Irnos a la playa a pasar el verano»

«Pasar las vacaciones en casa de los abuelos»

«Viajar a conocer otros países»

«Visitar los museos y los monumentos»

Analizando las respuestas anteriores se puede observar que se comprende, dentro de la definición de turismo, el concepto de desplazamiento fuera del lugar de residencia, la motivación a la hora de elegir el destino (playa, cultura, museos, etc.) y la permanencia temporal en el mismo. Es evidente que existe un conocimiento general de lo que es el turismo, o al menos grosso modo.

Pero, como hemos visto, el turismo es un concepto bastante extenso, por lo que hay términos que se hacen indispensables a la hora de hablar de turismo. La actividad turística, por su naturaleza, es el resultado de las interrelaciones entre diferentes sectores y factores a considerar de manera conjunta y que evolucionan de forma dinámica. Se hace necesario hablar de diferentes elementos que son básicos en el concepto de actividad turística. Por un lado, se habla de oferta turística, es decir cuáles son los productos, servicios y organizaciones involucrados en el turismo. Por otro lado, hablamos de demanda como el conjunto de consumidores (reales o potenciales) de bienes, servicios y productos turísticos. De la mano a estos se encuentran los operadores, es decir, las empresas y organismos cuya función principal es facilitar la conexión entre la oferta y la demanda. Finalmente, el espacio geográfico, es decir, el territorio o lugar donde oferta y demanda se unen y su cohesión da lugar a la actividad turística.

(Fotografía: Jesús Díaz Santiago, Porcuna).