El caso de la Manada se decidirá en el Supremo

Este viernes 21, el caso de La Manada llegará al Tribunal Supremo que examinará en una vista pública los recursos contra la sentencia de La Manada. La Sala de lo Penal escuchará a las partes y estudiará los recursos contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Navarra que confirmó la decisión de la Audiencia Provincial de condenar a nueve años de cárcel por abuso sexual continuado con prevalimiento a los cinco amigos que atacaron a una joven en los Sanfermines de 2016. La Fiscalía pedirá que la pena se duplique al considerar que no hubo abuso sino violación.

De esta manera, la sentencia firme sobre la Manada quedará en manos de los cinco magistrados que conforman el Tribunal Supremo —tres hombres y dos mujeres— que desde las 10:30 presidirán la audiencia de este viernes. Tanto la Fiscalía, como la acusación particular -que representa a la víctima- y las acusaciones populares -en representación del Gobierno de Navarra y del Ayuntamiento de Pamplona- piden que los hechos se califiquen como agresión sexual, mientras que las defensas de los cinco acusados (José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero, Jesús Escudero, Ángel Pozas y Alfonso Cabezuelo) reclaman la absolución. La vista será pública y contará con la presencia de los representantes de todas las acusaciones y las defensas, pero no de los acusados ni de la víctima.

Todas las partes han presentado su propio recurso de casación en disconformidad con el fallo que emitió la Audiencia de Navarra, y ratificó el Tribunal Superior de Navarra, por el que se condenaba a 9 años de prisión a José Ángel Prenda, Alfonso Jesús Cabezuelo, Ángel Boza, Jesús Escudero  y Antonio Manuel Guerrero, los cinco sevillanos autodenominados La Manada, considerados culpables de «abusos sexuales continuados, con agravante de prevalimiento» a una joven madrileña en un portal de Pamplona en los Sanfermines de 2016.

La Fiscalía le pide al Supremo elevar la condena de abusos a agresión al considerar que sí hubo «intimidación ambiental» en el angosto cubículo del portal en el que los cinco hombres rodearon a la víctima. Las acusaciones populares defienden, por su parte, que medió «violencia» en los actos sexuales probados y piden también que los acusados sean condenados por agresión. La defensa de los sevillanos reclama su libre absolución en base al voto particular de un juez de la Audiencia de Navarra que descartó delito sexual

Qué se pone en debate en esta audiencia pública

Lo que se estudiará en esta audiencia pública será si los acusados actuaron con prevalimiento (como establecen las dos sentencias dictadas hasta ahora) o con violencia o intimidación (requisitos que impone el Código Penal para que haya agresión). Los jueces de la Audiencia Provincial consideraron que “las prácticas sexuales se realizaron sin la aquiescencia de la denunciante, que se vio sometida” tras encontrarse “de pronto en un lugar angosto y recóndito, rodeada por cinco varones de edades muy superiores y fuerte complexión que la dejaron impresionada y sin capacidad de reacción”. Tras conocerse el fallo, colectivos de mujeres convocaron protestas en toda España y representantes de todos los partidos políticos se manifestaron en contra de la decisión judicial, que precipitó la reforma del capítulo dedicado a los delitos sexuales en el Código Penal. El texto aún no está aprobado pero la propuesta pasa por igualar la agresión en manada” a actuar con violencia.

En aquella instancia, el tribunal navarro argumentó que para que haya intimidación tiene que haber “amenaza o el anuncio de un mal grave, futuro y verosímil, si la víctima no accede a participar en una determinada acción sexual”. Y los magistrados entendieron que esa circunstancia no se dio. La Fiscalía del Tribunal Supremo, como ya hizo el ministerio público en el tribunal superior de Navarra, defiende que se duplique la condena hasta los 18 años de cárcel por considerar que los cinco jóvenes agredieron sexualmente a la víctima, que tenía 18 años cuando ocurrieron los hechos. Los fiscales piden también que, una vez cumplida la condena de cárcel, los acusados cumplan 10 años de libertad vigilada e inhabilitación especial para el ejercicio del derecho de sufragio pasivo durante el tiempo de condena y prohibición de acercamiento a la víctima durante 20 años. Solicita dos años más para Guerrero por el robo con intimidación del móvil de la víctima.

Cómo será el proceso

Luego de la vista pública donde las partes expondrán los recursos; los cinco magistrados comienzan la deliberación para perfilar el fallo. Cuando alcancen un acuerdo, sea por mayoría o por unanimidad, el presidente del tribunal podría avanzar el sentido del mismo ese mismo día o esperar a la sentencia que, con toda su fundamentación, podría estar lista en días o incluso semanas. Expertos juristas confían en que el Supremo sentencie lo antes posible y aproveche la argumentación para aclarar el debate instalado sobre la calificación de los delitos sexuales en grupo. Y que aclare si existió intimidación suficiente para anular la voluntad sexual de la víctima.

Cómo se llega al Supremo y qué pasa con los acusados

Luego de todo el recorrido judicial de la causa, era casi evidente que el caso llegaría al Tribunal Supremo. Antes de ello, dos tribunales navarros con 0cho magistrados en total, se habían pronunciado y acordado el mismo fallo, aunque existieron tres interpretaciones diferentes de los hechos.

En primera instancia dos jueces, José Francisco Cobo y Raquel Fernandino, condenaron por abusos sexuales con prevalimiento a los denunciados, y un tercer juez, Ricardo González, en un polémico voto particular, descartó cualquier delito sexual.

En segunda instancia, cinco jueces vieron este caso. Una mayoría de tres magistrados ratificó el fallo de la Audiencia, pero dos (Joaquín Galve y Miguel Ángel Abárzuza) emitieron un voto particular al considerar el supuesto de intimidación y concluir que los hechos eran delitos de agresión sexual con penas de 14 años de prisión.

Los recursos de todas las partes están en el Supremo desde principios de año, por lo que se espera que el caso lo tengan ya estudiado y la sentencia no se haga esperar demasiado. Aunque caben prórrogas, se espera que se haga pública a la mayor brevedad.

Respecto a los acusados, los cinco sevillanos de La Manada, esperarán el fallo del Supremo en libertad.

Si bien fueron detenidos a la mañana siguiente de los hechos, el 7 de julio de 2016, y permanecieron casi dos años en prisión provisional, la Audiencia de Navarra acordó dejarlos en la calle en junio de 2018. Ninguno de ellos viajará a Madrid porque no tienen que asistir a la vista en el Supremo y dado que las condiciones de su libertad se lo impiden, por ser el lugar de residencia de la víctima. Si el Supremo vuelve a fijar una condena por abusos sexuales, tendrían que volver a prisión a terminar de cumplir la condena de 9 años. Podrían solicitar entrar en una cárcel de su Comunidad y tendrían que cumplir al menos la mitad de la pena para poder empezar a obtener beneficios penitenciarios. En caso de que sean condenados finalmente por agresión sexual, faltaría saber a cuánto eleva la pena el Supremo. La Fiscalía solicita para cada uno de ellos 18 años de prisión.

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here