La ONU denuncia agresiones deliberadas que sufren el personal humanitario y los civiles en países en conflicto

ONU
Campaña #NotATarget dirigida por la ONU

Actualmente, se asegura que el nuevo objetivo de guerra son los civiles y el personal humanitario. En el año 2017, 313 humanitarios fueron víctimas de estas agresiones, en 23 países del mundo. Por esta razón, la ONU (Organización de las Naciones Unidas) implementa la campaña #NotATarget. A través de la cual denuncia los ataques que sufren refugiados, niños y mujeres, y además quienes los asisten.

Uno de los casos que se comunicó hace poco, referente a los ataques que estas personas sufren, ocurrió en Kabul, Afganistán el 15 de agosto. Un ataque suicida que acabo con la vida de centenares de adolescentes en edades comprendidas entre 14 y 18 años, en un centro educativo que estalló. Así, Henrietta Fore, directora ejecutiva de UNICEF (Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia), manifestó: “No fue casualidad. Fue deplorable este hecho».

Por su parte, en un informe realizado por Naciones Unidas, se declaró que la infancia es cada vez más el blanco de ataques deliberados en contextos de conflicto. Estas agresiones van desde reclutamientos, secuestros, hasta agresiones sexuales y asesinatos de jóvenes.

Además, en 2016, las fuerzas gubernamentales de distintos países, fueron responsables de 4.000 violaciones en contra de menores de edad. Sumado a ello, 11.500 violaciones por parte de grupos armados no estatales. Lo peor de este caos, es que en 2017, las cifras aumentaron a 6.000 y 15.000, respectivamente.

19 de agosto: Día Mundial de Asistencia Humanitaria

Con motivo de la celebración del día Mundial de Asistencia Humanitaria, la ONU decidió denunciar los ataques deliberados e indiscriminación que soporta la población día a día en todo el mundo. Según estadísticas, esta importante organización informa que en 2017, 26.000 personas fueron asesinadas y heridas en tan solo seis países en conflicto. Entre estos países se encuentran: Irak, Afganistán, Somalia, Yemen, República Centroafricana y República Democrática del Congo.

ONU
Centenares de victimas en ataques dirigidos en Afganistán

Lo más preocupante de esta situación, es que las mujeres y los niños son los más vulnerables a la violencia. Por ello, la organización gestiona una protección reforzada en todos los países, para así prever la vida de dichos seres. Lo que también ocurre con los refugiados y desplazados internos, que suman un total de 65.6 millones.

Además, los trabajadores humanitarios también son potentes víctimas de los  conflictos. Un total de 139 asistentes humanitarios asesinados en 2017, mientras realizaban su  gestión. A los cuales, también se debe sumar los heridos y secuestrados, con cifras de 102 y 72 personas, respectivamente.

Estas alarmantes cifras de víctimas, solo han sido una motivación mas para el personal humanitario, en seguir salvando vidas. A pesar de que, durante los últimos 10 años, han aumentado considerablemente el número de trabajadores humanitarios asesinados y víctimas de agresiones. Pese a que su gestión es cada vez más necesaria, considerando que la ONU estima que 136 millones de personas, requerirán asistencia urgente para sobrevivir.

Meta de la campaña #NotATarget dirigida por la ONU

“Not a target”, lo que en español significa “No son un objetivo”, es la actual campaña de la ONU. Con esto, el organismo internacional repite el mensaje de la pasada edición del 19 de agosto. Exigiendo así, la detención de tantas agresiones en contra de personas inocentes del conflicto propagado en cada uno de esos países. Ya que, aunque figura como una violación de los derechos humanos, no dejan de aumentar.

Un ejemplo de ello, es lo que ocurre al sur de Siria, una zona llena de tensión que obliga a sus habitantes migrar hacia otros territorios por medio de fuertes ataques. Impidiéndoles a todos los niños, mujeres y población en general, hasta poder alimentarse.

La ONU considera que el impacto generado por este tipo de agresiones, tiene graves consecuencias a largo plazo. Los niños que sufren de violencia, se convierten en generaciones perdidas, imposibilitando su formación, y generando daños psicológicos y físicos en ellos. Por su parte, las mujeres son víctimas de violencia sexual, un mecanismo de guerra ampliamente usado. Estas además, se accionan en frente de sus familias y hasta en público, para aterrorizar a las comunidades.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here