En Holanda se inaugurará la primera granja flotante del mundo

Se presume que antes de finalizar el 2018, será inaugurada la primera granja flotante del mundo, ubicada en Rotterdam, Holanda. Se trata de un proyecto concebido por la empresa Beladon, una inmobiliaria holandesa. Esta granja, será construida en un puerto urbano, con la finalidad de producir alimentos de forma sustentable y reforzar a la ciudad.

Una de las principales interrogantes de los holandeses, ha sido la capacidad de la granja para producir suficientes alimentos. Esto, con el objetivo de cumplir  con las cantidades requeridas para una población urbana en constante crecimiento. Además, la idea de construir una granja en áreas urbanas, también es contradictorio para la población.

Pero a pesar de ello, es un excelente objetivo de la inmobiliaria. Ya que, al conservar una granja en la ciudad, se reducirá la distancia para transportar los alimentos hasta llegar a los consumidores, disminuyendo así la contaminación generada por el transporte. Cumpliendo también con uno de sus planes medioambientales.

Asimismo, el proyecto de esta granja flotante, tiene como objetivo establecer estantes organizados de forma vertical para los vegetales que se cultivan, iluminados por luces ultravioletas. Una idea que se está implementando alrededor del mundo.

Otro de los fundamentos que llama la atención, es que la granja espera producir 800 litros de leche al día. Teniendo la capacidad de albergar 40 vacas Meuse-Rhine-Issel frente al puerto Merwehaven, las cuales serán ordeñadas por robots.

Inicio del proyecto de una granja flotante

La idea de construir una granja flotante anclada en el lecho oceánico, es de A Peter van Wingerden, un ingeniero de la empresa Beladon, en el año 2012. Esto ocurrió en Nueva York, mientras el ingeniero trabajaba en un proyecto para construir una casa flotante en el rio Hudson.

granja
A Peter van Wingerden, creador del proyecto para construir una granja flotante en Holanda

Por su parte, el ingeniero van Wingerden evidenció cuando la ciudad fue sacudida por el huracán Sandy, momento en el que la red de transporte quedo paralizada y se clausuraron las entregas de mercaderías. Por lo cual, era imposible encontrar alimentos frescos en las tiendas. Así, sintió la necesidad de producir alimentos en lugares más cercanos a los consumidores. Además de, producirlos en el agua; un concepto también resistente a los huracanes.

Así, su equipo inició el diseño de la construcción y también los acuerdos con las autoridades del puerto en Rotterdam. Con ello, las autoridades asistieron a la idea por su potencial, concediéndoles un espacio para materializar el proyecto en el 2012.

Desde allí, la granja flotante comenzó a formarse. Durante el verano, se trasladó desde el norte de Holanda hasta Rotterdam.

Principales objetivos: reciclar y producir energía propia

Partiendo de su iniciación con 40 vacas, estiman que al menos el 80% de lo que comerán ellas, serán productos de descarte de la industria alimentaria de Rotterdam. Ya que, esperan promover y ejecutar el reciclaje oportunamente. Además, aspiran generar su propia energía a partir de paneles solares. Impulsando de esta manera, la conservación del medio ambiente.

Otro de los beneficios que aportan las granjas urbanas es que son mas rentables que los sistemas de producción habituales. Ya que, utilizan menos agua, pesticidas y fertilizantes. Lo cual, fue expuesto por Fenton Beed, integrante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

Por esto y muchas más ventajas, A Peter van Wingerden espera conquistar a los habitantes de Rotterdam, para así generar más furor en todo el país y llevar su proyecto a más ciudades holandesas. También, aspira promover en Asia la construcción de granjas flotantes.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here