Si estás registrado en algún exchange de criptomonedas habrás visto que haciendo staking, aparece el famoso APY y APR. Te vamos a explicar que son y en que se diferencian los famosos términos APR y APY.

Ambos términos hacen referencia a los intereses derivados de una inversión o un préstamo. Pero lo cierto es que conocer estos dos términos puede ser clave a la hora de conocer la rentabilidad o el coste real que te ofrecen distintos proyectos o préstamos y, por tanto, para elegir entre uno u otro.

Screenshot staking kucoin.com 22-02-2022
Screenshot staking kucoin.com 22-02-2022

APR

Aunque en el mundo de las finanzas el uso del inglés está sumamente extendido, podrás encontrarla en algunos sitios por su traducción al español «tasa de porcentaje anual«.

Como hemos dicho anteriormente, el APR no tiene en cuenta el interés compuesto, pero sí los gastos derivados del contrato del préstamo. Estos gastos suelen corresponder a comisiones de:

  • Apertura
  • Cierre
  • Mantenimiento
  • Garantía
  • Etc.

Por tanto, conocer el APR puede ser útil a la hora de comparar costes reales de distintos préstamos.

Por ejemplo, puede ayudarte a decidir entre un préstamo con un mayor tipo de interés nominal pero menores comisiones, y el caso contrario.

APY

Al igual que el APR, el APY tiene traducción al castellano. En este caso, lo encontrarás como «tasa anual equivalente o efectiva» (la famosa TAE).

Aunque también puede utilizarse el APY para comparar préstamos, realmente es menos útil que el APR, puesto que suelen tener bastantes comisiones y es necesario conocerlas.

APY vs APR ¿En qué se diferencian?

Básicamente, podríamos decir que el APY (Annual Percentage Yield) tiene en cuenta el interés compuesto, y que el APR (Annual Percentage Rate) no.

El APR refleja el costo real de un préstamo u otra deuda. Por esta razón, el principal interesado en conocerla es el prestatario, que quiere solicitar un préstamo.

El APY refleja el rendimiento real de una inversión. Por esta razón, el principal interesado en conocerla es el inversor.

Tanto el APR como el APY pueden utilizarse para valorar inversiones y préstamos. Pero por las características que veremos más adelante, el APR es más apropiado para analizar préstamos y el APY para analizar inversiones.

La fórmula de cálculo para ambas incluye el tipo de interés.

La diferencia es que la del APR incluye, además, el resto de comisiones y otros gastos del contrato, mientras que la del APY muestra el impacto del interés compuesto sobre tu inversión (y, por tanto, el verdadero rendimiento).

fórmula apy y apr
Imagen extraída de americanexpress.com. Fórmula APR vs APY

¿Cómo se calcula el tipo de interés?

Si has visto la fórmula anterior, te habrás dado cuenta de que el interés se calcula de forma diferente.

Podríamos definir el interés como la cantidad (generalmente anual) que te cobra el prestamista por prestarte una determinada cantidad de dinero (el principal). Este interés se suma al principal, y el prestatario debe pagar la suma total.

gráfico interés compuesto vs interés simple
gráfico interés compuesto vs interés simple

Sin embargo, existen dos métodos diferentes de computar estos intereses:

Interés simple: se multiplica el principal (P) por el tipo de interés nominal (I) por los años que dure el préstamo (T). Es el método que utiliza el APR.

Interés compuesto:  es el interés de un capital al que se van acumulando sus réditos o intereses para que produzcan otros. Es el método que utiliza el APY.

formula de interés compuesto e interes simple
fórmula de interés compuesto e interés simple

En otras palabras, el interés compuesto permite que el capital inicial vaya aumentando con los mismos intereses que genera, incrementando exponencialmente la cantidad de capital invertido en cada período y obteniendo un mayor beneficio en cada ejercicio; el interés simple, no.