El Barça ha tenido muy mal ojo con los fichajes

multa

El Barça tiene una nueva oportunidad esta noche ante el Villarreal para tratar de dar la vuelta a una confusa situación. Situación que ha sido provocada por los malos resultados en el peor arranque liguero de los últimos 25 años. Una circunstancia preocupante pero que venía cocinándose a fuego lento. Y que tuvo en los episodios de Roma y Liverpool los grandes avisos que acabaron ignorándose y que ahora se han convertido en realidad.

Sin duda, el envejecimiento de la plantilla es un hecho. Y gran parte de la culpa la tiene una dirección deportiva que no ha logrado tener buen ojo con los fichajes. Casi desde que el Barça toco el cielo conquistando una Champions que era la guinda al triplete de Luis Enrique.

El mal ojo del Barca con los fichajes ha sido evidente, ya que de las 21 llegadas en los últimos cuatro años.  Solo seis siguen en el club y tan solo uno es titular.

El Barcelona busco reforzarse

Barça

Desde ese momento de gloria, el equipo azulgrana se reforzo con 21 futbolistas. De los que solo quedan seis actualmente, y únicamente uno se mantiene como titular indiscutible. Habiendo disputado todos los minutos posibles. El resto son los mismos pero cuatro años más mayores.

Con ello, la hegemonía mostrada en la liga, ha ido tapando unas carencias. Que desde la secretaría técnica no han sabido detectar o, habiéndolas vislumbrado. Pero que no han sido capaces de encontrar las soluciones. Lo que ha desembocado en una inversión estratosférica con escaso rendimiento. El Barcelona se ha gastado 543 millones fijos más otros 130 en variables en los últimos cuatro años. A los que habría que añadir los 242 millones fijos más 29 en variables invertidos esta temporada.

la temporada 2015-16

los jugadores, Aleix Vidal y Arda Turan eran las únicas incorporaciones de la temporada 2015-16. Fichajes sobredimensionados por la sanción FIFA que el Barcelona tuvo que cumplir. Y que le impidió competir en igualdad de condiciones en el mercado, atando a los dos futbolistas para que se incorporaran en la ventana estival. 52 millones antes de que el fútbol se inflacionara se antojaron excesivos y mucho más tras el rendimiento que ambos ofrecieron.

Y para el siguiente año se evidencio, un aumento de gastos considerables con la llegada de seis futbolistas por los que se pagaron 131 millones. Solo Umtiti dio rendimiento inmediato, lo que utilizó para exprimir al club amenazándole con beneficiarse de su baja cláusula de rescisión para marcharse.

Y para, la temporada 2017-18 estuvo marcada por la fuga de Neymar y la explosión económica del mercado de fichajes. Las prisas y la presión por sustituir al brasileño llevaron al club azulgrana a malgastar los 222 millones que ingresaron por la salida del brasileño al PSG. Promesas fichadas a precio de crack explican el desembolso de 330 millones fijos, para contratar a Coutinho, Dembélé o Paulinho. En el mercado invernal incluso llegó Yerry Mina, que no disfrutó de protagonismo. Tampoco dio muchos minutos Valverde a Semedo, Deulofeou o Marlon. Solo el portugués ha ido ganándose su confianza, aunque este verano pidió salir al ver barradas sus posibilidades por Sergi Roberto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here