En muchas oportunidades, cuando se habla de traducción médica se incluye en esta especialidad los proyectos que involucran textos de la industria farmacéutica, información que proviene del área de tecnología médica y hasta material sobre productos sanitarios. Aunque cada uno de ellos es distinto, de alguna forma están bajo el mismo concepto de traducción médica o médico-farmacéutica.

La importancia de esta especialidad, que se enfoca en la medicina humana, reside en que desempeña un papel vital para ayudar los profesionales de la salud a diagnosticar y aplicar mejores tratamientos.

Asimismo, a través de estas traducciones se divulgan las novedades científicas en medicina para que todos los profesionales estén actualizados en lo referido a nuevos medicamentos y opciones terapéuticas.

Con relación al mercado laboral, hay mucho para traducir en el campo médico, pero la especialidad no es para todos. Los traductores que desean ser traductores médicos deben preparase de manera adecuada a través de cursos, seminarios, pasantías y licenciaturas.

Los traductores médicos en Protranslate

Los traductores médicos pueden ser traductores independientes, trabajar de manera exclusiva para una empresa dentro del sector de salud o para una agencia de traducciones, entre otras posibilidades. Las opciones labores para los traductores médicos es muy amplia, ya que la profesión de traductor evolucionó de tal manera que se ha adaptado a las necesidades del campo de la medicina y el científico.

En Protranslate, una empresa de traducción con oficina digital, trabaja un equipo de traductores especializados en medicina. En algunas oportunidades trabajan solos, mientras en otras son parte de un equipo que comparte un proyecto más grande bajo la supervisión de un Proyect Manager.

Hay un perfil definido del mejor traductor médico en Protranslate, que la misma empresa fomenta, para que todos trabajen con la misma calidad y precisión.

Las formas que adoptan los textos médicos y su traducción

El material médico para traducir adopta diferentes categorías o formas, tales como instructivos de dispositivos médicos, estudios clínicos, artículos para publicaciones médica y de investigación, manuales para la instalación de equipos, libros de texto, historias clínicas y consentimientos informados, entre muchos otros.

A pesar de su diversidad, todos los textos médicos y farmacéuticos tienen algo en común: que deben que ser traducidos con precisión, veracidad y claridad. No puedo haber una buena traducción médica sin esos tres elementos.

Asimismo, no deben contener ninguna clase de subjetividades ni opiniones personales. La ciencia médica exige objetividad y nada de ambigüedad. El mejor traductor médico es aquel que puede superar cualquier tipo de desafíos y dificultades específicas de la especialidad o las generales de la traducción.

Conclusiones

Para convertirse en el mejor traductor médico del siglo XXI, los traductores necesitan capacitarse, trabajar con los profesionales de la salud cada vez que necesiten consultar sobre los temas más difíciles de resolver y aprender de los que más saben sobre medicina.

De hecho, en la actualidad hay licenciaturas y tecnicaturas para traductores que han finalizado sus estudios de traductor técnico científico y desean comenzar a trabajar en esta especialidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here