Cuatro testigos han desmontado la coartada del acusado en el crimen de la niña Laia de Vilanova

Cuatro personas han comparecido el día de ayer para que relataran frente al jurado popular cómo ha sido la angustiante búsqueda de la niña Laia y cómo después de dos horas de agonía han hallado su cadáver en la casa del vecino que del primer piso, el que en este momento es acusado Juan Francisco López Ortiz. A esta niña, de 13 años, la acuchilló, asfixió y de igual forma violó. Han descubierto el horror, de las heridas que han presentado y cómo el acusado ha tratado que se impidieran que tuviesen entrada en su casa hasta que han logrado hacerlo por la fuerza. El testimonio de estas personas– dos tíos de la víctima y dos vecinos– han inflingido un duro golpe a la tesis de la defensa que ha alegado que este acusado ha cometido el crimen debido a que iba muy drogado y borracho y no sabía lo que estaba haciendo. Ninguno de estos cuatro testigos ha rememorado que López Ortiz haya olido a alcohol, ni mucho menos tuviese aspecto de ir bajo el efecto de ninguna sustancia. “Estaba perfectamente consciente”, han dichl.

La gran parte de los presentes en la sala no han podido contener las lágrimas por el relato de los familiares

Ha sido uno de los casos que han ocurrido en Cataluña, que más ha estremecido este asesinato de Laia. Esta siendo tan sobrecogedor que el día de ayer muchas de estas personas que estaban presentes en la sala de vistas se han roto en llanto. Es imposible que no se vea reflejado en dicho crimen que ha aflorado todos los miedos que van a tener los padres respecto a nuestros hijos, teniendo el temor de que pueda sucederles algo. El día de ayer, en la sala de juicios una gran parte se ha acercado a un pañuelo a los ojos para secarse las lágrimas que se han ido derramando al haber escuchado el doloroso relato de los padres y los tíos de la menor en tanto rememoraban este trágico día. Las auxiliares del jurado, personas que ya tienen la costumbre de vivir este tipo de procedimientos diariamente y a los cuales se le supuedto una cierta inmunización al dolor debido a que ya lo ven día a día teniendo sus propios ojos, tampoco han podido contener sus lágrimas. Ya fue advertido por la fiscal María José del Río, en el comienzo. “Fue un asesinato salvaje y brutal. Nos estremece a todos, también a quienes nos dedicamos a esto”. Así mismo, varios miembros del jurado se han roto en llanto, de esta manera es como lógicamente los padres y los tíos de Laia que se encontraban arropados por sus familiares han tenido que regresar a revivir esta terrible tragedia frente a frente con el asesino.

El acusado se ha escudado en que en ese día su madre se encontraba muriendo y empezó a refugiarse en el alcohol y las drogas creando confusión a Laia con un ladrón que se coló en su casa a iniciativa propia. Termino su declaración la madre de esta niña dirigiéndose al acusado: “Espero que el miedo no te deje vivir nunca más en la vida. Que vivas muchos años, pero con mucho miedo, el mismo que pasó mi hija en tu casa a oscuras”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here