Los infectados de coronavirus deberán vacunarse de últimos y solo con una dosis

Esta semana la investigación biomédica, ha hecho un aporte de buenas noticias, al respecto de la efectividad que tienen las vacunas y la mejor forma para que sean administradas, frente a la impresionante escasez de las inyecciones que está sufriendo España y los demás países europeos.

Ha sido demostrado por dos estudios, que aquellas personas que ya han sido infectadas por coronavirus, solamente van a necesitar una dosis de vacuna de ARN para poder tener inmunización. Todo esto, debido a que estas personas han registrado niveles de anticuerpos, que son las proteínas inmunes, que tienen la capacidad de neutralizar al virus, ya que estos son superiores a los de la gente que nunca se ha contagiado pero ha recibido las dos dosis preceptivas.

Todavía son trabajos preliminares estos dos trabajos, los cuales han sido realizados en EE UU. El primero de estos estudios se ha concentrado en la inmunidad de las personas que trabajan en los hospitales, ya que unos han tenido una infección por SARS-CoV-2 que fue confirmada y otros sin esta. Después de que se le colocó la primera dosis de una vacuna de ARN de Moderna o BioNTech/Pfizer, los primeros han desarrollado niveles de anticuerpos que han sido muy superiores a los de sus compañeros que han recibido las dos inyecciones.

Y el virólogo Florian Kramer, de la Escuela de Medicina del Hospital Monte Sinaí en Nueva York, ha sido quien ha dirigido el segundo trabajo, que ha encargado de estudiar a 109 personas con y sin infección anteriormente confirmada. Después de que recibieron la primera dosis, las personas que ya se había contagiado produjeron entre 10 y 20 veces más anticuerpos neutralizantes del coronavirus. Inclusive tiempo más tarde de que el siguiente grupo recibirá la segunda dosis, los niveles de los anticuerpos de los que ya habían sido infectados continuaban siendo 10 veces mayores.

Ha sido argumentado por los científicos, que para que las personas que ya se habían contagiado la primera dosis de la vacuna actúa como que si en realidad fuese una segunda dosis de recuerdo. Esto se debe a que su sistema inmune ya se encuentra entrenado en contra del coronavirus, rememora el patógeno y ha montado una respuesta que tiene potencia que la aquellos que fueron vacunados que nunca se han contagiado. Los dos estudios indicaron que tal como muestran estos datos, tendrían que ser modificados los protocolos de la vacunación de manera que la gente que ya se contagió sea vacunada al final y reciban nada más una dosis. Lo que va a liberar muchas dosis, en este entorno de la escasez generalizada de las vacunas.

Los dos trabajos también llegaron a una segunda conclusión, y ha sido que los efectos secundarios de esta vacuna han sido más intensos y con más frecuencia en la gente que ya se había contagiado. En cualquiera de los casos estas reacciones han sido leves con fiebre, dolor en el brazo, malestar, entre otros, y no han requerido de un tratamiento médico.

Estas noticias se han sumado a otras que de igual forma han sido muy positivas, al respecto de la tercera vacuna que se aprobó en Europa, y ha sido la de Oxford. Por medio de un estudio de dicha universidad y de la empresa AstraZeneca, que esta colaborando en el desarrollo de esta, ha mostrado que esta vacuna ha reducido en unos dos tercios la transmisión de este virus. Diversos países europeos han tenido en consideración la reserva de esta vacuna, para las personas que son menores de 65 años, porque no existen datos completos al respecto de su efectividad en los mayores. Estos datos de igual forma han podido tener influencia en el diseño de las nuevas fases de la vacunación.

Marcos López, presidente de la Sociedad Española de Inmunología (SEI), ha explicado que estos estudios han indicado lo que ya se estaban imaginando, que la capacidad de inmunización que tiene la infección es suficiente, de manera que inclusive no sería necesario que se vacune a estas personas. Y López, el jefe de inmunología del Hospital Universitario Marqués de Valdecilla, en Santander, explicó también que todos están con la vista puesta a la respuesta vacunal entre la primera y la segunda dosis, han estado estudiando el nivel de anticuerpos y de igual forma las células del sistema inmune. Y ya se encuentran viendo que entre las dosis existen buenos niveles de anticuerpos, con una protección de alrededor del 50%. De igual forma los linfocitos T, son los que tienen la capacidad de matar a las células infectadas, y están dirigidos de forma específica a la proteína de la espícula.

Inicialmente, la estrategia de la vacunación que se tenía en España, estaba contemplando vacunar a las personas infectadas y a los que no estén infectados en el primer grupo, de los mayores de residencias y sanitarios por igual. Más adelante, ha explicado López, que por la escasez que se ha presentado de las vacunas, se tomó la decisión de que se vacune a los sanitarios que ya estaban infectados en los últimos, y tres meses más tarde de la fecha en la que han sido diagnosticados. Los resultados nuevos pueden en este momento llegar a influir en la vacunación de los demás grupos. Y añadió que todo parece ir muy bien, pero en este momento que se está utilizando la inmunología para que sean priorizadas las dosis y no sean puestas más de las que se necesiten y no se vacune en primer lugar a aquellos que no lo necesiten. A las personas que ya se han infectado se les dejó para el final y es posible que con nada más una dosis en el final de esta campaña puedan tener suficiente como recuerdo quizás pasado un año o más.

En cualquiera que sea el caso, los dos trabajos van necesitar que se confirmen y se amplíen teniendo un seguimiento más amplio de los participantes, ha sido advertido por el virólogo Estanislao Nistal, de la Universidad San Pablo CEU, y ha explicado que existe un dato que es relevante, y son las edades de las personas en este análisis, por lo que es importante que se defina si este efecto que han sugerido va a ocurrir también en personas mayores, que son las que más sufren esta enfermedad. Y ha dicho que puede llegar a ser interesante que puedan realizar un seguimiento de los pacientes en este tiempo para que se sepa si la respuesta inmune es más robusta en el tiempo que en el grupo de los vacunados con dos dosis o en los infectados que reciben solo una.

Y ha explicado el epidemiólogo del Hospital Clínic de Barcelona Toni Trilla, que dichos trabajos son una gran noticia y han coincidido con lo que vemos en los sanitarios vacunados en España. Y ha destacado que a pesar de que se deben confirmar dichos datos, para él tiene lógica que se deje a los infectados para más tarde y que se les dé una sola dosis, siendo esta una de las incógnitas que van a quedar para ser respondidas y es cuánto dura la inmunidad que se genera por la infección. Los últimos datos al respecto han indicado a que esta puede durar al menos unos ocho meses.

Y también los resultados han planteado un reto tecnológico un tanto difícil para superarse en España. Ambos trabajos analizaron la presencia de los anticuerpos en contra del coronavirus para que sea determinado si la persona si ha pasado la infección o no. Pero ya existen diversas evidencias de que no se tengan los anticuerpos, no quiere decir que la persona no se haya estado contagiado con el SARS-CoV-2. Siendo posible que un infectado de la ola del mes de marzo ya puede que no tenga anticuerpos, pero sí va a mantener células de memoria que le puedan proteger en contra del patógeno. Inclusive existen personas que nunca desarrollan los anticuerpos debido a problemas genéticos y todavía así se encuentran inmunizados debido a los linfocitos y otras células inmunes.

López ha explicado, que lo principal va a ser que se hagan pruebas de los anticuerpos, pero también se va a necesitar que se monte un nuevo test, que sea respuesta celular ante el covid. Y ha resaltado, que sin embargo, esto ha complicado mucho las cosas para los servicios de inmunología de los hospitales, debido a que no se está contando con los recursos, siendo esta una de las cosas por las que siempre se quejan. Y ha dicho que se necesita más recursos, para que se pueda realizar este tipo de estudios, y en la SEI ya han desarrollado un protocolo común, el cual es complicado y caro, pero para otras cosas han sido gastados más recursos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here