Nuevo recibo de la luz: tres tramos de tarifas al día y más caro en las horas de mayor consumo

Va a incluir el nuevo recibo de la luz tres tramos diferentes de precios al día y va a dar un mayor valor al consumo sobre la parte fija para tratar de forzar a hogares y empresas a que sean mucho más eficientes en la utilización energética. Estas van a ser las principales novedades que van a partir del próximo 1 de junio la factura eléctrica de 10,7 millones de consumidores que se encuentren acogidos al Precio Voluntario para el Pequeño Consumidor (PVPC).

Este nuevo sistema incluirá un complejo cambio de metodología, con la finalidad de que se haga más simple la factura y sea fomentada su comprensión por parte de las familias. No obstante, en vez de que sea simplificado, incrementa a cinco los bloques que van a componer el recibo: energía consumida, «peajes» que se destinen a pagar por la retribución de las redes eléctricas, «cargos» que se dirigen para que se financien otros costes del sistema, el alqudividirán contador y los impuestos.
La primera de las partes, se refiere a la electricidad que se consume cada mes, teniendo establecido su precio por la oscilación hora a hora del coste de un kilovatio hora en el mercado mayorista. Lo que tiene una variación según la oferta y demanda, por esto va a poder consultarse en la página del operador Red Eléctrica.

Las siguientes partes serán los peajes y los cargos, que se van a aglutinar hasta este instante en solamente una partida. Las dos partes quedarán divididas en el nuevo recibo: siendo los primeros que se establecieron por la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC), como ya ha establecido la normativa europea, y los segundos por el Ministerio de Transición Ecológica. Va a tener en estos dos casos el precio una parte fija y otra variable que va dependerá del consumo, se van a dividir por tramos.

Sera el segmento más caro el de las horas punta (De 10:00 a 14:00 horas y de 18:00 a 22:00), seguido de las horas llanas (08:00-10:00; 14:00-18:00 y 22:00-00:00) y de las horas valles (00:00-08:00, fines de semana y festivos). En la actualidad el consumidor va a obtener un precio de la luz que varíe conforme al momento del día en que la consume, sin embargo el nuevo sistema lo va a intensificar al incluir estas variaciones de tarifas en los peajes y cargos.

La factura va a incluir un pago fijo a la distribuidora por el alquiler del contador y los dos impuestos que tengan recaída sobre el recibo: el de Electricidad (5,1%) y el IVA (21%).

Ha sido explicado por fuentes del Ministerio de Transición Ecológica, que la nueva tarifa comenzará con una bajada del 3% debido a la reducción de los peajes que se ha aprobado por la CNMC, y partiendo de allí su evolución va a depender del consumo así como del precio del mercado eléctrico. Por dicho motivo, desde el Gobierno han explicado que la tarifa va a beneficiar a quienes vayan a ser capaces de reducir su consumo energético o trasladarlo a las horas denominadas llanas o valles.

Fue explicado fuentes del Ejecutivo, que el cambio que han tenido las estructuras ha hecho que los consumidores tengan que hacer un cambio para que se adapte su patrón de consumo. Y aquella persona que se vaya a interesar y vaya a gestionar su energía va a poder desplazar su consumo a los periodos más baratos y recibir beneficio de estas bajadas de precios en tanto ponga la lavadora o el horno. La parte variable, lo que quiere decir ligada al consumo, va a marcar un 75% del coste final, ante al 40% actual.

Se ha calculado en el sector que el nuevo recibo eléctrico se va a traducir en un descuento mensual de cinco euros para un consumidor medio, lo que va a perjudicar al millón de usuarios que se encuentran acogidos en la actual tarifa de discriminación horaria que va a incentivar el consumo en las horas nocturnas. Otro de los cambios va a ser la posibilidad de que se contraten dos potencias distintas para diversos periodos, de tal manera que una vivienda va a poder tener poca potencia en el día y va a elevar por la noche si tuviese que recargar, por ejemplo, un coche eléctrico.

Esta medida solamente va a afectar a los clientes que se acogían a la antigua tarifa que era regulada -en este momento denominada PVPC-, por esto están quedando fuera los 16 millones de hogares que contrataron su suministro en el mercado liberalizado. En dicho caso, el precio va a venir marcado por la oferta que vayan a firmar junto a la comercializadora eléctrica de turno.

Ha llegado este nuevo sistema de factura de la luz en un momento en que el precio mayorista del mercado se ha encontrado disparando en referencia a los registros de 2020. El mes de abril, sin ir más allá, ha sido el más caro en los recientes 31 años. No obstante, fuentes de Transición Ecológica han explicado que el encarecimiento no afectará solamente a España y se encuentra ligado al mayor precio internacional del gas y a la fuerte subida del coste de los derechos de emisión de Co2. En dicho sentido, han indicadl que cualquier solución va a tener que proceder de la Unión Europea.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here