El Gobierno ha descartado el confinamiento a pesar de que varias autonomías y expertos lo han reclamado por el auge de contagios

El coronavirus se está moviendo a su propio ritmo en España, y ha reportado 38.000 contagiados el pasado miércoles, 35.800 el jueves y 40.200, el viernes; y su margen de las maniobras para pararlo se están agotando. Las autonomías se han vuelto a poner restricciones mucho más fuertes, con el fin de parar esta tercera ola, luego de todas las relajaciones que se realizaron en la época navideña. Hasta ahora se ha escuchado fuertemente la necesidad de un confinamiento domiciliario, ya que es la medida con mayor eficacia para frenar al virus, pero los daños laborales, sociales y mentales, que esta conllevaría son muy altos, por lo que nadie ha atrevido a aplicarla.

Diversos líderes regionales, como también los ciudadanos le han pedido al Gobierno un confinamiento e incluso les han puesto a la orden su apoyo para la modificación del decreto de estado de alarma y de esta forma se active el cierre total. Por otro lado, los expertos tienen un debate abierto, aun cuando ya la gran mayoría de los epidemiólogos que se han consultado, avalaron que se realice un confinamiento que sea duro y corto. Y el ministro de Sanidad, Salvador Illa, este sábado continuó con la insistencia de que el Gobierno no está contemplando un confinamiento domiciliario.

Por su parte, el epidemiólogo de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph), Jesús Molina Cabrillana, valoró que estas restricciones aplicadas actualmente podrán con contener el virus, pero con ellas se tardará mucho más tiempo, lo cual dará como consecuencia que la economía se vea afectada y va a tener un coste en más ingresos y muertes.  España ya se encuentra superando los 575 casos por cada 100.000 habitantes, lo que está llevando a que la presión asistencial de los hospitales, este comenzando a tensar las unidades de los cuidados intensivos, desde la época navideña, a un 83% (más de 19.600), aumentó el número de las personas que están hospitalizadas por el covid y ocupación en las UCI, creció a un 55% (rondando los 3.000 enfermos críticos), dando la preocupación de que pueda existir un colapso del sistema sanitario podría llegar a ocurrir, por lo que esta es la razón primordial por la que se ha pedido aplicar el confinamiento sanitario.

Las comunidades están apresuradas, en querer tener restricciones mucho más rígidas, y tienen el temor de que las medidas que actualmente se están aplicando, no sean suficientes para que el contagio del virus sea frenado, por lo que están solicitando ir mucho más allá, como es el caso de Andalucía, Castilla y León, Murcia y Asturias, que pidieron al Gobierno que empiece a considerar la posibilidad del confinamiento domiciliario, y los presidentes de estas comunidades, incluyendo a los de Galicia y la Rioja, hicieron la recomendación a la población de que se autoconfine. A pesar de esto, Illa, continúa insistiendo que estas herramientas que tienen a la disponibilidad con este estado actual de alarma son suficientes, para que esta tercera ola sea doblegada.

Este decreto que se tiene actualmente del estado de alarma, se encuentra vigente hasta el mes de mayo, y no incluye medidas de confinamiento domiciliario, en caso de que quiera ser aplicada esta medida, primero deberá ser aprobado por el Gobierno un nuevo decreto, el cual tiene que ser validado también por el Congreso. Y en estos momentos no un consenso para que se realice, pese que Ciudadanos, se mostró favorable y el PP, está abierto a cualquier cambio, y por su parte el Ejecutivo central, decidió esperar para ver si surten efecto estas medidas de la actualidad. El Gobierno reiteró que este marco jurídico de ahora, proporciona muchas herramientas que combaten el virus y con estas mismas se logró superar la segunda ola.

El pasado viernes, se presentó la lucha más fuerte entre el Ejecutivo central y Castilla y León, debido a que fue aprobado por el Gobierno Regional, que se adelantase a las 20:00 el toque de que, y que no se encuentra permitido, conforme a lo que ha dicho Sanidad, porque en el decreto de estado de alarma, ha sido fijado el inicio del cese de actividades entre las 22:00 y las 24:00. Sin embargo, la Junta dijo que la norma tiene permitido que se module, flexibilice o suspenda el toque de queda, conforme a la situación epidemiológica que se esté presentando, por lo que decidió endurecerlo. Una interpretación que fue rechazada por Sanidad, que indica que esta medida fue dada con la posibilidad de que sea suavizada. También hay que recalcar, que el viernes Andalucía, le solicitó al Gobierno central de forma escrita, que le fuese permitido su adelanto del toque de queda a las 20:00, y el decreto de confinamiento domiciliario de algunos de sus municipios.

A través de una rueda de prensa en Barcelona, Illa expresó que la puerta se encuentra abierta para la revisión del toque de queda, para todo el mundo, y advirtió que en el momento en que una medida está afectando los derechos fundamentales, debe articularse con las garantías jurídicas máximas. Como también ha dicho que el Gobierno, en ningún momento se ha negado a escuchar, y que piensan que con este estado de alarma que esta vigente, será suficiente.

Sanidad y las comunidades, cuando ocurrió la segunda ola, tuvieron el acuerdo de un semáforo de riesgo epidémico, en el que se fomentaban para la toma de decisiones de las medidas restrictivas, pero que en la actualidad con las cifras presentes se queda corto. Los niveles eran medidos partiendo de la combinación de diversos factores, tales como tener más de 250 casos, por cada 100.000 habitantes en 14 días, las UCI sobre el 25% o su tasa de positividad en las pruebas diagnosticadas que sea superior al 15%, entre otros factores. Todas las comunidades, están superando los 250 casos por cada 100.00 habitantes, exceptuando a Canarias, y siete autonomías se encuentran por arriba del nivel de riesgo extremo en los tres parámetros principales.

Por su parte, Fernando Simón, director del Centro de Control Atención de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), el pasado jueves ha admitido que esta curva va a continuar aumentando, por unos cuantos días más, y van a sufrir la saturación las UCI, por un tiempo. Pero siguiendo el lineamiento del ministro Illa, también insistió que este auge de la curva epidémica puede ser mantenido, de la mano de estas restricciones que se tienen actualmente y no ve que sea necesario un confinamiento domiciliario. Alegando que en la fase más fuerte de lo que fue la segunda ola, se logró el control con las medidas y no fue necesario un confinamiento completo, pero aun así, todavía la opción del confinamiento se encuentra presente, pero con todas las características de esta tercera ola, como el nivel de transmisión que hay, no parece necesario en este momento.

Ha sido asegurado por fuentes en el Ejecutivo de Alberto Fernández Mañueco, que continuaran haciendo las reclamaciones para que el Gobierno central reconsidere las posibilidades de que haya un estado de alarma nuevo que permita un confinamiento domiciliario. Esta es línea que de igual forma la está siguiendo el gobierno andaluz. Y Juan Marín, vicepresidente de la Junta, le pidió a Illa, que rectifique de forma inmediata, la postura que tiene contraria al confinamiento domiciliario. Como también ha sido asegurado por las fuentes del Ejecutivo regional, que continuaran insistiendo al Gobierno para que este propicie la medida en la Interterritorial, que se realizará el próximo miércoles.

De igual forma, Murcia ha tenido una actitud crítica para con el Gobierno, no tiene previsto un confinamiento domiciliario en un corto tiempo, pero también esta lamentado el no tener las herramientas disponibles para que este se aplicado si fuese necesario. Y Galicia también ha reclamado que debe haber una previsión para cualquier eventualidad, como que exista la probabilidad de que en casos extremos se confine un municipio o un área de salud. Por otra parte, Euskadi ha insistido de que el cierre total, deberá tomarse como última opción, y al respecto de que el Gobierno amplié el toque de queda, han celebrado esta decisión las fuentes del Gobierno vasco, luego de que ellos estuvieron en rechazo del Ejecutivo central en las dos ocasiones que fue planteado.

El debate de la conveniencia, de un confinamiento domiciliario se encuentra abierto entre los expertos, y Daniel López-Acuña, exdirector de Emergencias de la Organización Mundial de la Salud, esta semana dijo que urge un cierre completo de inmediato, ya que estamos ante una situación que necesita tomas de decisiones sin titubeos. Posición que compartió Alberto Infante, de la Escuela Nacional de Sanidad del Instituto de Salud Carlos III, quien dijo que si no se hace mucho más de lo que ya se está haciendo, continuaremos yendo por detrás del virus.

Un confinamiento, tiene costes sociales que para nada son menores, ya que trae diversos problemas sociales, de salud mental, violencia de género, entre otros, tal como lo expresa Salvador Peiró, quien es epidemiólogo de la Fundación para el Fomento de la Investigación Sanitaria y Biomédica de la Comunidad Valenciana, y no es partidario que de ahora se realice un cierre, como el que se realizó en marzo del año pasado. También a través de un estudio de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, ha sido revelado que en el confinamiento fueron triplicados los síntomas de ansiedad, depresión y malestar emocional. Y el Hospital del Mar, realizó de igual forma una investigación que ha constatado que el 60% de las personas, que poseen deterioro cognitivo previo al confinamiento, empeoraron durante el encierro.

Pseudoconfinamiento

La sugerencia que ha hecho Peiró, se trata en ir de facto a un pseudocofinamiento, sin tener la necesidad de que la gente se encierre en su casa. Lo cual ya se está llevando a la práctica, en comunidades como Cataluña, que solo está abriendo su restauración para desayunos y comidas, y de igual forma ordenó el cierre de toda actividad que no sea esencial los fines de semana, que es cuando más movilidad de carácter social hay. Mucia, por su parte tiene prohibidas las reuniones entre no convenientes, y de igual forma lo prohíben Mallorca e Ibiza, que también tienen su restauración cerrada, solo disponible para recogidas y entregas a domicilio.

Alemania, optó también por una vía intermedia, en la que sus colegio y actividades que no sean esenciales se encuentran prohibidas; los encuentros sociales se tienen permitidos, pero solo pueden tener incluida una persona que no viva en el domicilio que se realiza. Francia tiene desde las la tarde su toque de queda, y lo que es la restauración, los cines y los teatros, continúan cerrados. El país con un confinamiento mucho más duro y con más restricciones es el Reino Unido, ya que tiene cerrados sus restaurantes, bares, pubs, cines, teatros y colegios, solo tiene permitidas las salidas para cosas esenciales y los encuentros sociales, son permitidos en exteriores solo pueden ser de máximo dos personas para hacer deportes, y en interiores no se permite con no convivientes.

El jefe de Medicina Preventiva del Hospital Clínic de Barcelona, Toni Trilla, de igual forma cree que deben ser agotadas todas las medidas, antes de que se aplique el confinamiento domiciliario, a pesar de que esta sea la manera más drástica, sencilla y fácil de cumplir. Si la curva de los contagios es parada en 7 o 10 días, no va a ser necesario un cierre completo. También ha dicho que los hospitales la pueden pasar mal, debido a que ya están repletos, pero aun así se puede optar por otras alternativas como paralizar la parte de la actividad quirúrgica. Y esto es algo que ya muchos hospitales de España han hecho, con el fin de poder asumir la demanda de sus pacientes que tienen covid-19 y que necesitan ser ingresados.

Todos los expertos coincidieron en que si llega a darse el confinamiento domiciliario, los colegios van a quedar exentos, ya que las actividades escolares van a continuar, debido a que no ha sido demostrado que las escuelas sea amplificadoras del virus.

Peiró dio también sus recomendaciones y consignas, en las que ha dicho que no deben desplazar las reuniones sociales hasta las casas, ya que la medida es que se evite el contacto con no convenientes. Y de igual manera, tiene el temor que por un confinamiento que sea de solo 15 días, sean desplazados los contagios hacia los ámbitos intrafamiliares y sus trabajadores esenciales, de ser aplicada esta medida deberá durar mucho más tiempo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here