Fue imputado por homicidio imprudente el médico de una residencia de Madrid en la que fallecieron 54 mayores en la primera ola

Un médico que era responsable de una residencia de mayores de Madrid, llamada La Purísima Concepción, siendo este uno de los diversos centros donde fallecieron decenas de personas, en lo que fue la primera ola, fue denunciado por la Fiscalía Provincial de Madrid, por homicidio imprudente, debido a que este médico no  seguía lo que fue el conocido y polémico protocolo de la Comunidad de Madrid, el cual limitó los traslados de enfermos de residencias hasta los hospitales. En ese centro murieron 54 personas de 156 personas, entre el 18 de marzo y el 28 de mayo.

Al respecto de la tragedia de la primavera de este pasado 2020, se han investigado más de 100 residencias de Madrid, ya que en esa época fallecieron alrededor de 6.000 mayores en los geriátricos, sin haber sido trasladados hasta los hospitales. De estas son varias las diligencias de investigación que ha hecho la fiscalía, que han terminado en decadencia, pero se han abierto procedimientos judiciales en contra de estos centros, en estos últimos meses, de los que diez han sido por denuncias directas hasta los juzgados de parte de los familiares y dos han sido de parte de la Fiscalia.

Sin embargo, varios grupos de los familiares han considerado que la responsabilidad de estas muertes, le compete en una última instancia a las autoridades de la Comunidad Madrileña, ya que fueron quienes impusieron estos protocolos, en los que desaconsejaba recibir en los hospitales a los mayores de las residencias.

Por su parte, también la asociación Defensora del Paciente, que se ha encargado del asesoramiento de cientos de familiares de estas víctimas, creen que esta denuncia que hace la Fiscalía está desviando las responsabilidades. Tal como lo dice la presidenta de la asociación, Carmen Flores, están en busca de cabezas de turco, para que la Comunidad de Madrid, logre quedar impune de todo esto.

Y por medio de una nota de prensa del día de hoy, la Fiscalía ha dicho que este médico de la residencia, identidad de este no revelada, no sostuvo contacto con el Hospital Universitario Gregorio Marañon, el que había sido designado para la residencia un geriatra de referencia.

En los hospitales madrileños, eran los geriatras de referencia, los que estaban encargado de la selección, en conjunto con los responsables de estas residencias, de que los enfermos de covid-19, fuesen ingresados para lograr su cura. Y conforme al protocolo, estas personas que tenían una dependencia superior, tenían que ser tratadas en las residencias a pesar de que los centros no contaran con los fármacos suficientes, y el equipamiento médico o personal.

Pese a lo que ha dicho la Fiscalía, este médico de la residencia de La Purísima Concepción, Miguel Ángel Rodríguez Cañas, había enviado carta a diversos políticos y a los responsables administrativos, con las quejas al respecto, de que este centro no se encontraba preparado para la curación de estos enfermos de covid-19. Inclusive reconociendo que esta incapacidad de gestión que se había alcanzado áreas básicas, tales como la administración de las comidas o las movilizaciones básicas de estos pacientes, para que se evitasen las escaleras. Y al respecto de esta imputación que se le ha hecho, Rodríguez Cañas, ha rechazado dar declaraciones.

A solos unas calles del parque del Retiro, está ubicada la residencia, que en cuestión, se trata de un centro sin ánimos de lucro con un carácter de fundación. Conforme a la nota de prensa que ha realizado la Fiscalía, este centra ya tenía una plantilla previa a esta crisis sanitaria, única con este médico Rodríguez Cañas, quien se encargaba de atender a los usuarios en los horarios de la mañana, compatibilizando su labor con la dirección del área médico preventiva del centro, y un equipo de enfermería que está compuesto por 7 DUEs que debía dar servicio las 24 horas del día.

Las demás residencias que también se encuentran en una investigación en los juzgados son: Monte Hermoso, Orpea Villanueva de la Cañada, DomusVi Mirasierra, DomusVi Usera, Aralia Isabel la Católica, Aralia Ensanche de Vallecas, Ballesol Pasillo Verde, Ballesol Mirasierra, la Gran Residencia y Vitalia Leganés. Y del otro geriátrico que ha sido denunciado, la Fiscalía de Madrid todavía no ha revelado su identidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here