Las nuevas claves de porque la Covid-19 mata al doble de hombres que a mujeres

Después de un largo año de investigaciones sobre el virus, todavía no se tiene clara la razón de porque la covid mata a más hombres que mujeres. Se tiene ya el conocimiento de que la edad avanzada es unos de los factores de riesgo principales, pero aun así la mortalidad de los hombres mayores, llega a ser el doble que entre las mujeres que tienen la misma edad. Esta misma situación se presenta en unas cuantas enfermedades más, lo cual en gran parte se debe a factores externos de comportamiento y estilo de vida. Pero todavía existe una diferencia mucho más fuerte en la cual tiene que existir un factor más, y si existe, es el sexo biológico.

Estas diferencias entre sexos, si va mucho más lejos de los órganos sexuales, ya que el sexo biológico tiene influencia de forma determinante en el funcionamiento de los sistemas inmunes, lo que ha sido visto en animales como en humanos. Esto se debe a que las hembras, poseen sistemas inmunes mucho más efectivos que los machos, tal como ha sido recordado este jueves por  Takehiro Takahashi y Akiko Iwasaki, inmunólogos de la Universidad de Yale (EE UU), en un artículo publicado en Science, las mujeres pueden generar más inmunidad en contra de la gripe, en comparación a los hombres después de ser vacunadas, como de igual forma los hombres que tienen VIH, comúnmente tienen más carga viral, en comparación a las mujeres que también se encuentran infectadas. Dicha fortaleza de inmunidad es producida desde sus primeros meses de vida: las niñas de corta edad son mucho más resistentes que los niños, en cuanto a infecciones, guerras, hambre y otras calamidades, que se puedan presentar.

Esto es relevante, debido a que la muerte por la covid no es por mucho por el virus, pero sí se debe a la reacción disfuncional del propio paciente. En días posteriores a la infección, existen personas a las que se les inicia una producción de una gran cantidad de proteínas inflamatorias, las que en teoría, deberían ser una alerta para los cuerpos élite del sistema inmune que poseen. Esta sobrecarga inflamatoria, termina por colapsar sus defensas y destruyendo el funcionamiento de sus pulmones, siendo esta la conocida tormenta de citoquinas, el nombre que se le da a las moléculas inflamatorias, que llevan al agravamiento de la enfermedad hasta su muerte.

Lo más que más relevancia tiene de esto es que esta producción de dichas moléculas, sucede con más frecuencia en los hombres que en las mujeres, y aún más con edades avanzadas. También, los hombres mayores, tiende a generar menor cantidad de linfocitos T, los cuales son capaces de identificar y destruir las células que se encuentren infectadas. Hace sólo unos meses, ha sido demostrado por un estudio que algunos de los enfermos de covid, pueden generar anticuerpos defectuosos, los cuales pueden empeorar su estado y llevar a que provoque su muerte. Siendo el 95% de los casos conocidos, que han pasado por esto, hombres. Es como si el sistema inmune masculino, cuando se encuentra en una edad avanzada, se pusiese obstáculos a sí mismo.

Observándolo desde su punto de vista biológico, un hombre es caracterizado por tener solo un cromosoma X, que ha sido heredado de su madre, y un cromosoma Y, de su padre, en tanto una mujer posee dos copias de cromosoma X, una de cada progenitor. Los humanos poseemos 23 pares de cromosomas, y estos son como los tomos en los que esta dividido el conjunto de todo nuestro genoma, una secuencia única que tiene más de 3.000 millones de letras genéticas, las cuales contienen toda la información que configura a una persona y le permite respirar, moverse, reproducirse, vivir. Por su parte, el cromosoma X, contiene unos cuantos genes que son fundamentales para que haya un correcto funcionamiento en el sistema inmune. Un equipo de medicos de Holanda, hace unos meses realizó un análisis a pares de hermanos, en los que todos eran hombres, jóvenes de edades veinteañeras, que además habían enfermado de covid grave e incluso uno de estos murió. Dicho análisis genético, arrojó el descubrimiento de un defecto en el gen TLR7. Dicho gen es el que se encarga de producir proteínas, que son muy importantes para la detección de la entrada de un virus en el organismo, y se encuentra situado en el cromosoma X, esto ha sido resaltado por  Anna Planas, del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Barcelona (CSIC). Estos hombres afectados solo poseían una copia de este gen y esta además era defectuosa. En comparación a las mujeres, quienes poseen un gran ventaja en este sentido.

Pese a que comúnmente solo una de sus dos copias de este cromosoma X, siempre se encuentre activa, no siempre es la misma. Dicho fenómeno conjetura que aproximadamente un 50% de las células que tiene una mujer, van a usar la copia del cromosoma X, que le ha pasado su padre y el 50% restante, va a usar el de su madre. Si una mujer posee un defecto en uno de sus genes del sistema inmune del cromosoma X, puede ser corregido debido a que no todas sus células van a usar la copia dañada, conforme ha sido explicado por José Luis Labandeira, catedrático de Anatomía Humana de la Universidad de Santiago de Compostela.

 

De igual forma, en este cromosoma X, existen otros genes que podrían permitir que sea montada una respuesta inmune, mucho más equilibrada en las mujeres, que en los hombres, sobre todo en las edades avanzadas. Así como el resto del cuerpo, el sistema inmune también envejece, pero no a su mismo ritmo. Aproximadamente, a los 63 años los hombres empiezan a experimentar debilitamiento en sus defensas. Y uno de los cambios que más llaman la atención, es que la función inflamatoria del sistema inmune se vuelve más fuerte, en tanto se va debilitando la inmunidad adaptativa, , que es la segunda línea de defensa y la más sofisticada, ya que esta incluye células especializadas para fabricar anticuerpos, contra nuevos virus y también células de memoria que los recordarán y destruirán si estas vuelven a aparecer.

La hormona femenina, llamada estrógeno, es la que se encarga de regular el funcionamiento de diversos tipos de células del sistema inmune. La cual es una de las formas que tiene esta hormona, de contribuir a bajar los  niveles de proteínas inflamatorias, algo que puede ser clave cuando uno está a las puertas de la tormenta de citoquinas. Así mismo, el estrógeno aumenta la producción de ACE2, una proteína de la superficie celular, la cual el coronavirus utiliza como puerta de entrada a nuestras células. A lo que Labandeira explica, que en un principio se pensaba que producir más ACE2, era perjudicial, pero se han dado cuenta que no es así, ya que esta proteína de igual forma tiene otros efectos que son antinflamatorios. Y si las mujeres producen más de esta proteína, podrían tener efectos positivos. Algo que de igual forma han demostrado con fármacos que aumentan la ACE2, tales como el ibuprofeno, y que no ha tenido efectos perjudiciales. Sin embargo, existen indicios de lo contrario, como la terapia que reduce la producción de hormonas sexuales masculinas, que reduce el riesgo de infección por SARS-CoV-2, resalta el trabajo de Science.

Vicente Rubio, investigador del Instituto de Biomedicina de Valencia (CSIC), advierte que este efecto protector de las hormonas femeninas va a durar hasta la menopausia, por lo que no es muy determinante para que sea explicada la mortalidad por sexos en edades de 70 u 80 años, La mortalidad por covid se multiplica por ocho a partir de los 55 años y en personas de más de 65 es 64 veces mayor, teniendo la gran incógnita de poder entender, por qué sucede esa subida tan brutal con la edad. Aún la pueden explicar del todo, ni tampoco la mayor mortalidad en varones, aunque probablemente se deba a esa reacción inflamatoria desaforada ante la infección.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here