Inicio Coronavirus Policías, militares y profesores van a recibir la vacuna de AstraZeneca

Policías, militares y profesores van a recibir la vacuna de AstraZeneca

0
Policías, militares y profesores van a recibir la vacuna de AstraZeneca

Este martes, la comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud, integrado por técnicos del Ministerio de Sanidad y de las comunidades autónomas, tomó la decisión de que sean pinchados los trabajadores que son esenciales, entre los que están incluidos las fuerzas y cuerpos de seguridad, (policías nacionales, autonómicas y locales, y Guardia Civil); el personal de emergencias (tales como bomberos o protección civil, y también funcionarios de prisiones); fuerzas armadas; docentes, personal de educación infantil, necesidades educativas especiales, como también los profesores de primaria y secundaria.

Estas modificaciones que se realizaron al plan de vacunación que están en vigor hasta este momento, debido a que después de la primera fase (residencias, personal sanitario y grandes dependientes) venía el turno de las personas mayores de 80 años, a los que no se les va a inyectar este fármaco de AstraZeneca, debido a que no ha sido probada su eficacia en estos. Ya la semana pasada, había sido acotado por la comisión de Salud Pública, que este fármaco va a estar destinado a personas entre los 18 y 55 años, pero aun así no había tenido pronunciamiento al respecto de los grupos concretos a los que van a ir destinados. Frente a esta inconcreción y con las dosis que van llegando a las comunidades, varias como Cataluña, ya han hecho el anuncio de que van a comenzar a vacunar estos colectivos. La ministra de Sanidad, Carolina Darias, este martes advirtió que este proceso va a ser igual en toda España y que los grupos los va a determinar el comité de Salud Pública.

El remedio de AstraZeneca de la misma manera, va a ir destinado hacia los sanitarios que no se encuentre en primera línea, tal y como ha sido anunciado hace pocos días por el ministerio, frente a la llegada de dosis de este pasado fin de semana. Pero lo que todavía no ha realizado es concretar quiénes van a ser estos profesionales. En esta reunión de este martes se agregó a, entre otros, fisioterapeutas, terapeutas ocupacionales, personal de oficinas de farmacia, medicina legal, servicios de ayuda a domicilio, centros de menores y de centros de día.

Van a ir destinados los 1,8 millones de dosis, para todos estos grupos, las cuales España está esperando recibir en el mes de febrero, por falta de que se confirme el número de los próximos meses. Realizándose este proceso de forma simultánea a la fase 1, que va terminando entre residencias y sanitarios, y está iniciando ya entre los mayores dependientes en algunas comunidades. Previamente a que estos se terminen, de igual forma se va a iniciar la vacunación entre mayores de 80 años. Cada grupo se va a ir mezclando con el anterior para que este proceso pueda ser fluido. En tanto inicien, los ancianos van a depender de cada comunidad autónoma. Como es el caso de Galicia, que ya ha hecho el anunció de que lo va a hacer desde el 22 de febrero.

En la decisión que se ha tomado finalmente, al respecto de las vacunas de AstraZeneca, los expertos han descartado colocar esta vacuna a sus enfermos vulnerables que son menores de 55 años, tal y como lo han venido reclamando varias sociedades médicas. Este problema, como fue indicado por José Luis Barranco, de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, es que la vacuna tampoco se ha probado en personas con algunas de estas patologías, las cuales las hacen más susceptibles para que se contraiga la enfermedad más severa.

El grupo que es más cuantioso es el de los incluidos es el de los docentes, unos 760.000 entre infantil, primaria y secundaria, conforme a los cálculos sindicales. Siendo más que fuerzas de seguridad (unos 240.000), militares (unos 120.000), funcionarios de prisiones (unos 23.000) y bomberos (unos 20.000) en conjunto. A pesar de que se estaba dando por descontado, que estos últimos quedaban entre el personal esencial que iba a recibir la vacuna, no estando muy claro qué iba a suceder con los profesores, ya que en tanto se ha congelado la economía en el primer estado de alarma, no han sido una actividad esencial y las clases presenciales se encontraban congeladas.

Diversos sindicatos de profesores, han hecho reclamos en estas últimas semanas que los docentes han sido agregados entre los grupos prioritarios a vacunarse. Francisco García, secretario general de Enseñanza de CC OO, afirmó que las autoridades sanitarias, deben tomar las decisiones con criterios epidemiológicos, y ellos no lo van a cuestionar, pero lo que sí piensan es que si quieren que se mantengan los centros educativos abiertos, y no está haciendo falta de que se insista en la importancia que esto tiene para el alumnado, sobre todo para los que son más vulnerable, y que se tenga una presencialidad que sea segura, que se vacune a los profesores va a ayudar mucho.

En el tiempo que se lleva de curso, los centros educativos están siendo más resistentes al virus de lo que esperaban una gran parte de los expertos esperaba. El porcentaje de las aulas  que están confinadas, siendo este el único indicador homogéneo que han ofrecido todas las autonomías, se balaceó en el primer trimestre del curso entre el 0,7% y el 2% del total. Después  que pasaron las vacaciones de Navidad, las cuarentenas aumentaron rápidamente, pero este aumento ha empezado a doblegar está semana que pasó y el viernes la porción de aulas que estuvieron confinadas se ha situado en el 1,4%.

Este lunes, Simón ha insistido que los alumnos, sobre todo los que son adolescentes, tienen un contagio mucho menor cuando se encuentran en los centros educativos, que fuese de ellos, debido al cumplimiento de los protocolos de ha utilizado la mascarilla y distancia interpersonal, tal como a la vigilancia a la que son subordinado en su jornada escolar. Este bajo nivel de las infecciones en los colegios e institutos explicando que este Gobierno y las comunidades autónomas, hayan estado de acuerdo hasta este momento, en que se mantengan abiertos en tanto otros países que de igual forma se resistían a cerrarlos, tales como Alemania, el Reino Unido y Portugal, terminaban haciéndolo.

El pediatra y epidemiólogo Quique Bassat, ha afirmado que le parece que los profesores se encuentran menos expuestos que otros grupos, debido al tipo de personas con las que se están relacionando, ya que los niños son menos infecciosos. Y añade Bassat, investigador del instituto de Salud Global de Barcelona, que es cierto que estos han asumido un rol que es muy relevante, gracias a estos es que podemos lograr que se mantengan las escuelas abiertas y que se les dé una cierta seguridad, lo que los sube un par de puestos en la lista de prioridades y no le parece una mala decisión. Siempre que los ancianos y las personas enfermas vayan primero. Y los docentes, en tanto su edad se lo permita, puedan recibir la vacuna que la población mayor no puede recibir.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here