Los narcotraficantes hunden un barco con cinco toneladas de cocaína

En un procedimiento policial se incauta tres toneladas de droga y se auxilia a los nueve marineros del narcobuque, lo que una actividad de rutina, un  transporte clásico por vía marítima y un gran golpe económico para los narcos gallegos que pensaban descargar unas cinco toneladas de cocaína de alta pureza, sin embargo los 150 millones de euros en droga terminaron en poder de la Policía y en las profundidades del mar en una intervención inusual.

Se efectúa en la madrugada del lunes, cuando este se hallaba frente a las costas de Ribadeo (Lugo) el abordaje del narcobuque  el dispositivo contó con la participación de una patrullera del Servicio Marítimo de la Comandancia de Gijón de la Guardia Civil, un helicóptero y tres patrulleras de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria de las Bases de Coruña, Ribadeo y Santander.

El operativo agarro por sorpresa a los narcotraficantes, porque el contingente dio protección a la patrullera Serviola de la Armada con varios agentes del Grupo Especial de Operaciones (GEO) de la Policía Nacional. Cuando se produce la acometida por sorpresa del barco Nehir, la tripulación, apabullada, decidió hundir la nave, utilizando un dispositivo que originó la rápida inundación de todos los departamentos, incluso el que ocultaba la droga.

En escasamente dos horas el barco término totalmente hundido, y gracias a la participación rápida de la policía además de localizar los fardos para evitar que el cargamento de droga terminara en el fondo del mar, rescató a los tripulantes del agua.

Se considera que el cargamento de droga alcanzaría las cinco toneladas, conforme al informe de la  policía, en consecuencia se estima  que sería uno de los mayores de la última década. La cocaína incautada, de elevada pureza, tiene  un peso aproximado de tres toneladas, una vez desembarcada  este martes en el puerto de Ferrol.

Los tripulantes privados de libertad  son de ciudadanía georgiana y turca, serán puestos a orden de la Audiencia Nacional. En el operativo intervinieron agentes antidroga de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, acompañados de funcionarios de Vigilancia Aduanera de la Agencia Tributaria.

En el mes de mayo del pasado año comenzó la averiguación policial conjunta, cuando a pesar del caos  de la pandemia sanitaria, los narcos no se detuvieron de trabajar. La finalidad era una organización muy activa, establecida en las Rías Baixas.

Como resultado del análisis de toda la pesquisa obtenida en el  transcurso de esta investigación, coordinada por el Juzgado Central de Instrucción número uno de la Audiencia Nacional, las autoridades tenían indicios sobre la existencia de un buque que podría estar organizando el traslado de una considerable cantidad de cocaína, la cual sería pasada a otros barcos en algún punto indefinido de las costas gallegas de la Ría de Arousa.

Por ese motivo, la averiguación se concentró en un buque de nombre Nehir, de 52 metros de eslora y bandera de la República de Palau, de donde características y ruta de navegación concuerdan absolutamente con la probable finalidad de la operación policial. Igualmente, los policías confirmaron que, debido a una alerta meteorológica en el zona costera del atlántico, no se podría hacer transbordo a ninguna otra embarcación  al paso del Nehir por las costas gallegas, razón por la cual, se dispone el rápido abordaje de la nave.

La investigación policial que aún sigue abierta, aguardando de que se originen detenciones en tierra. Unidades antidroga de la Policía en Pontevedra continúa el rastro a la organización destinataria de la droga que iba a repartir la cocaína en España y diferentes mercados de Centroeuropa.

Esta operación policial es el resultado de una reunión en el Gabinete de Coordinación y Estudios del Centro de Inteligencia, en contra del Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO) de la Secretaría de Estado de Seguridad, a la que se le dio curso y todavía continúa la averiguación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here