Evan Rachel Wood, la actriz e inflexible activista denunció por abusos a Marilyn Manson

La actriz y protagonista de la serie de HBO Westworld, Evan Rachel Wood, se encuentra acaparando todos los titulares en estos días después de haber hecho una denuncia pública en contra de su expareja, Marilyn Manson, a la cual ha acusado por haber abusado sexual y emocionalmente de ella en los tres años de relación que tuvieron. En el 2018, por medio de una declaración que ya hizo en el Congreso de Estados Unidos, lugar donde relato de forma pública las traumáticas experiencias que tuvo, a pesar de que en ese momento no dio nombres del supuesto violador. Y cuando ya casi han pasado tres años, Wood tomo la decisión de sacar a la luz a este presunto agresor y lo ha hizo nuevamente de forma abierta por medio de su cuenta de Instagram, donde escribió la actriz que le habían lavado el cerebro y fue manipulada para que de esta forma se dejara subyugar. Y decía que se ya está harta de tener que vivir con miedo a sufrir represalias, calumnias o chantajes, por lo que estaba allí para hacer la exposición de este hombre que es muy peligroso, y de esta forma llegar a llamar la atención de las grandes industrias que se lo han llegado a permitir, antes de que este consiga arruinar más vidas”. Por ahora, ya logró que la discográfica Loma Vista Recordings, rompiera todos los contratos laborales que tenía con Manson, actualmente con 52 años de edad, y es que por lo menos adicionalmente cuatro mujeres han denunciad que también vivieron abuso físico y mental de parte de este cantante.

Por su parte ya la actriz tiene por costumbre el ejercer de altavoz en este tipo de causas y se ha logrado convertir en una de las intérpretes más activistas en los derechos de la mujer y de las supervivientes de acoso sexual. En el momento en que en el 2018, contó su testimonio en el Congreso de EE UU, fue para hacer la petición de la Ley de Declaración de Derechos Supervivientes de Agresiones Sexuales, que ya se aprobó en los 50 Estados.

Esta no ha sido la primera vez que la intérprete de Thirteen relataba su experiencia, ya que en el 2016, en una entrevista con Rolling Stone, admitió que había sido violada en diferentes oportunidades. En la publicación contó que si había sido violada, por un ser querido en tanto se encontraban juntos, y en otra oportunidad por el propietario de un bar. La primera vez que le ocurrió, ella no comprendía claramente si lo que le estaba haciendo la pareja podría ser considerado una violación, hasta que ya era muy tarde. Y se preguntaba quién llegaría a creerle, y en la segunda oportunidad llegó a pensar que esto había sucedido por su culpa y que debió haber luchado más, pero ella se hallaba muy asustada.

Siendo esta una semejanza que ha compartido con Dolores, quien es el personaje que ha personificado en la exitosa ficción de HBO, que de igual forma había sido víctima de diversas violaciones. Y ha sido precisamente el hecho de haberse visto tan identificada con este papel, lo que logró que ella aceptase su realidad y asistiera a terapia, donde le fue diagnosticado un trastorno postraumático que no ha escondido y le ha hecho entes los años en los que se estuvo autolesionando. La intérprete sufrió dos intentos de suicidio, hasta que, de forma voluntaria, se ingresó en un centro psiquiátrico.

Al respecto de este su paso por ese centro de salud mental hace dos años dio detalles, en un ensayo que ella ha publicado en la revista Nylon, en el que explicó los estigmas que poseen las enfermedades mentales y cómo se intenta terminar con estos. En aquel momento, relató que se tiende a sentir mayor simpatía por un brazo roto, que por un ataque de tristeza profunda, ya que una simple mención de una enfermedad mental, causa susto en la gente. En tal caso, también ha dicho que no es una experta en salud mental, pero que podía compartir la experiencia que ella tenía en esta área, ya que en el momento en que ella tenía 22 años, tomó la decisión de ingresarse a un hospital psiquiátrico por su propio pie y no siente ninguna vergüenza por eso. Y para ella al echar un ojo atrás, ve que ha sido lo peor y lo mejor que le ha podido pasar. Para la actriz, que ha estado nominada tres veces a los Globos de Oro, también estar en el ojo público es un gran privilegio y un terrible peso.

Wood no es impropia a la fama, ya que cuando apenas solo tenía siete años, inició su camino en el mundo de la actuación, cuando apareció en películas de televisión y cuando tenía nueve años tuvo su primer protagonismo, en conjunto con Kevin Bacon y Mary Stuart Masterson, en Mi amigo Ricky (1997). Y su papel principal tuvo su llegada cuando tenía los 14 años, cuando logró interpretar a Tracy Louise Freeland, que era una adolescente que estaba involucrada en drogas, sexo y crimen en Thirteen (2003). Más tarde llegaron títulos tales como Los idus de marzo (2011) o Allure (2017), entre otros. La intérprete, nació en Carolina del Norte en el año 1987, y ha afirmado que en todos sus personajes, siempre hay algo que la identificaba con sus propias experiencias, tal como lo contó hace pocos años en la cumbre Forbes 30 Under 30 en Boston, en donde ha hecho un énfasis en que los actores y actrices, deberían ir un poco más allá de los papeles que tienen en pantalla y que se comprometan más con ellos mismo. En este mismo encuentro al respecto de algunos de los problemas que compartió, con varios personajes y la han llevado a que pidiera ayuda profesional, ha dicho que su mayor desafío ha sido superarse a mí misma, nadie la ha retenido más que ella misma, nadie ha sido peor con ella, que ella misma. Y para la actriz también todo se trata de aprender a amarse a uno mismo, después de todo, cuando se cometen errores no es sino una prueba de que lo estás intentando.

Para ella el riesgo nunca ha sido un freno, en el año 2011, Wood se declaró como bisexual y de igual forma ha sido una voraz defensora de los derechos LGBTI. También ha rechazado las normas de género en Hollywood y en las alfombras rojas, tal como es ejemplo, que es muy común verla usando traje. Y en una oportunidad dijo que ella quiere transmitir un mensaje positivo y no se trata de que ella quiera avergonzar a los vestidos, sino de abrir opciones para que pueda haber una elección. En el momento en que prestó su voz en Frozen II, para la reina Iduna, madre de Anna y Elsa, la actriz habló al respecto de que pueda existir la posibilidad de que algún día Disney pueda tener una protagonista LGTBI.

De todas estas causas la actriz, que ha estado casada con el actor Jamie Bell entre el 2012 y 2014, con el que tiene un hijo en común, ha hablado de forma abierta en entrevistas y de igual forma en las redes sociales. Por lo menos en Instagram, hace apenas unos meses ha decidido abandonar Twitter, debido al ambiente negativo que percibía allí, conforme ha reconocido a través de una entrevista que ha tenido hace poco con Variety, en la que ha dicho que se ha dado cuenta, de que estuvo permitiendo mucha negatividad en su vida. Ya que ha luchado con la ansiedad y tiene un trastorno por estrés postraumático y existen unas cuantas cosas que no necesita en su cabeza. Además, la actriz tampoco ha escondido que padece de un déficit de atención e hiperactividad, al respecto de cómo se ha visto incapaz de poder gestionar los comentarios que esta recibía cada vez que realizaba un alegato feminista o en contra de la violencia de género y sexual. Y también explico de su salida de Twitter, que ha sentido que algunas cosas que ella puede mencionar podrían ser sacadas del contexto, llamándola radical o extremista y sentía que cuanto más franca era, más podría ser atacada, y de esta manera decidió no entrar en este juego y se fue.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here