El Gobierno aprobará un fondo de 7.000 millones para las ayudas directas a las empresas

La Agencia Tributaria chequeara los requisitos para adquirir las prestaciones, por lo que Baleares y Canarias tendrán una partida específica por los daños sufridos en el sector turístico.

Según fuentes gubernamentales, ha explicado que el entendimiento después de la agitación política. El Gobierno aprobará mañana viernes, en un Consejo de Ministros extraordinario, el real decreto de ayudas directas a las empresas que ofreció en el Congreso el presidente Pedro Sánchez hace ya más de 15 días. Ese decreto se demoró el pasado martes para convenir los últimos adornos. El guion final abarca tres fondos: un fondo de reestructuración de los créditos avalados por el ICO, que administrara la banca, y estará provisto con 3.000 millones; un segundo fondo para recapitalizaciones de empresas medianas por cuantía de 1.000 millones que se introducirá a través de la empresa pública estatal Cofides, y el tercero, el más controversial, que por ultimo estará dotado con 7.000 millones de euros para dar ayudas a las asignadas y autónomos perjudicados por la crisis asociadas a la covid.

Serán en conclusión las comunidades autónomas quienes administraran ese dinero, una de las resoluciones más controversiales de ese proyecto. Los ministerios de Economía y de Hacienda insistían en que fueran los gobiernos autónomos, frente a otra fracción del Gobierno que priorizaba que fuera la Agencia Tributaria. Por último, hacienda realizara un trabajo de control de esas ayudas, que son remate: para pagar los gastos fijos (como suministros y alquileres) o reducir deudas (básicamente con proveedores).

Un gran apoyo al sector turístico

Esas ayudas son primordiales ante el parón de la economía española en completa tercera ola de la covid. El Gobierno espera que la economía comience a arrancar en el transcurso del segundo semestre del año, pero el FMI, Bruselas, el BCE y el Banco de España habían advertido desde hace meses de una factible oleada de suspensiones de pagos de empresas, por la bajada de los ingresos, el crecimiento del endeudamiento y la larga duración de la crisis. El Ejecutivo respondió a la primera ola con el escudo social, los informes de regulación de empleo para proteger puestos de trabajo, y las garantías y líneas de liquidez del ICO para auxiliar el tejido productivo. Pero un año luego del primer estado de alarma, el Ejecutivo pretendía un incentivo adicional para evitar que miles de compañías cierren la persiana y no sobrecargar la futura reactivación. Varios ministros estiman que España llega ya tarde: con el visto bueno de Bruselas a España desde hace más o menos un mes, esquemas semejantes actúan desde hace tiempo en Alemania, Francia, Italia, Reino Unido o la vecina Portugal. Pero el proyecto del Gobierno da algo de aire a las compañías que tienen el agua al cuello.

El Gobierno ofrecerá una partida especial a Baleares y Canarias, las dos comunidades más perjudicadas por las medidas restrictivas para aplanar la curva. Especialmente en el sector turístico y la hostelería: El PIB balear cayó el 27% en 2020; la economía canaria, cercanos a un 20%, según la información del Banco de España.

Según las fuentes consultadas nos señalan que la Agencia Tributaria  tendrá una tarea en el control de las exigencias: para acceder a las ayudas hay que probar una caída de facturación del 30% frente al tiempo previo a la pandemia, y el dinero tienen que emplearse a cubrir gastos fijos o reducir deuda. Los diversos flancos del Gobierno, han encontrado al final una solución intermedia que autoriza administrar el dinero a las autonomías (que en teoría tienen los datos sobre el terreno de dónde son más necesarios los fondos), a la vez Hacienda implanta controles para evitar fraudes.

La manía del Gobierno continuamente, ha sido que las denominadas compañías zombis cobren esas ayudas y luego terminen arrojando la persiana, como ha sucedido en otros países. No obstante, los organismos internacionales y la propia Comisión Europea, advertían que el riesgo de no aprobar ayudas y de que por lo tanto el cierre de empresas era mayor que el de ayudar a empresas zombis.

De conformidad con las fuentes consultadas, reiteran en que las cifras estaban convenidas desde hace días. Economía y Hacienda expresaron el miércoles que solamente había problemas técnicos, y negaban diferencias de impregnado con otros ministerios. Por último, el proyecto saldrá adelante 17 días después del anuncio de Sánchez, y después de  la convocatoria de un Consejo de Ministros extraordinario luego de que el fin de semana no fuera posible solucionar las diferencias. El anteproyecto se presentó hace una semana en la comisión de subsecretarios, y solo al día después se discutió en la comisión delegada de asuntos económicos, una irregularidad frente al procedimiento tradicional. Pero con dificultad unas horas de ese consejo extraordinario llega la luz verde para las ayudas a las empresas, que consiste en  7.000 de los 11.000 millones del paquete (en torno a un punto del PIB) serán por ultimo ayudas no reembolsable.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here