Alemania ha cerrado las fronteras a los británicos para que sean preservados sus avances en contra de la pandemia

Este domingo, Alemania ha cerrado sus fronteras a los viajeros que provengan del Reino Unido, en lo que va a suponer un nuevo ejemplo de la falta de coordinación y unidad de criterio que hay entre los gobiernos europeos de las medidas para que se evite la propagación del coronavirus y sus variantes.

Ante la decisión de España de dar apertura al país sin restricciones a los británicos frente a la necesidad de que se reactive el turismo, el ministerio alemán de Asuntos Exteriores incluyó al Reino Unido en su relación de «área de variante de virus» debido a la dominancia en ese país de la cepa que se ha identificado por primera vez en India.  Dicha clasificación, que está conllevando relevantes restricciones de viaje, de parte del Instituto Robert Koch, que es el responsable en Alemania del control de enfermedades infecciosas.

«Si queremos mantener la presión a la baja de los contagios, debemos evitar que la variante más infecciosa del virus ponga en riesgo los avances logrados. Es un golpe para el Reino Unido, pero necesario para impedir la propagación en Alemania de una variante especialmente infecciosa. Sólo cuando la vacunación haya alcanzado el nivel deseado, podremos detener ese peligro«, ha explicado un portavoz del ministerio alemán de Sanidad.

Está medida ha entrado este domingo en vigor y solamente está contemplando como excepción a la prohibición de entrada en el país a los ciudadanos alemanes o residentes en Alemania. Unos y otros van a tener que guardar cuarentena de dos semanas, inclusive si las pruebas de PCR que tendrán que mostrar al subir a bordo de un avión o en la fronteras si están viajando por tren o autobús es negativo.

El Reino Unido ha sido el primer país de Europa que se catalogó como «zona de variante de virus», la cual es la más peligrosa en la clasificación del Robert Koch. Hasta este momento, dicha categoría se ha aplicado a 11 países de Asia, África y América del Sur.

Los científicos alemanes han considerado que la variante del Covid-19, que se identificó por primera vez en la India, de igual  forma conocida como B.1.617.2, han sido las más contagiosa de las cepas que se han detectado y responsable del devastador incremento de casos en la India.

En el Reino Unido, el país europeo que debido a su pasado colonial se encuentra con más conexión con India, y desde el pasado 19 de mayo ha registrado más de 3.400 casos de esta variante. El mayor número de casos fue detectado en las ciudades de Blackburn y Bolton, en el centro de Inglaterra y en un distrito del oeste de Londres. Blackburn y Bolton reportó también un ligero incremento de las hospitalizaciones por la cepa india, ha anunciado que el ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, matizó asegurando que gran parte de estas personas no recibieron la vacuna.

India ha figurado en la relación de las autoridades sanitarias británicas como país de riesgo, una clasificación tardía que, en la práctica no ha significado prácticamente nada. En comparación de los vuelos directos que ha tenido con otros países de riesgo como Brasil y Suráfrica, que fueron prohibidos, el tráfico aéreo con India no se vio muy perjudicado. Conforme a los medios británicos, los vuelos que son procedentes de India no solamente continúan diariamente llegando, pero sí que en las grandes colas que se han formado en los puestos de control de pasaporte no se van a respetar en las medidas de seguridad.

La batalla en contra del Covid-19 continúa siendo prioritaria para las autoridades alemanas y muy específicamente en contra de las variantes que, como la identificada en India, se han considerado especialmente agresivas y tienen una menor respuesta a las vacunas, a pesar de que sobre éste último aspecto no existe una unanimidad entre los virólogos. Los fabricantes de las vacunas que se han aprobado en la Unión Europea, y entre estas AstraZeneca, la más usada en el Reino Unido, mostraron ser eficaces.

El Instituto Robert Koch y el ministro de Sanidad, Jens Spahn, no obstante, no se encuentran dispuestos a asumir riesgos, máxime en tanto los esfuerzos que se han vertido en todo este tiempo para que se controle la pandemia comenzando a dar resultados.

Después de meses de fuertes restricciones sociales y económicas, cerca de 3,7 millones de infectados y 87.000 muertos por Covid, Alemania ha registrado en este momento una incidencia acumulada de 66,8 nuevos casos por cada 100.000 habitantes, muy por debajo de los 100 que indica la nueva ley de Protección de Infecciones para que sea pisado el freno de emergencia a la normalidad.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here