Los líderes europeos allanan el camino para un pasaporte de vacunación para verano

Un documento que pueda funcionar en todos los Estados que son miembros de la Unión Europea, para que pueda ser demostrado que ya recibiste las dosis de la vacuna del coronavirus, por lo que vas a poder viajar sin necesitar afrontar las restricciones de los últimos tiempos, como es un ejemplo la prueba PCR o las cuarentenas que son obligatorias. Esto es lo que ha sido defendido por el Gobierno griego, que ha propuesto hace ya más de un mes y que en este parece que ha empezado a carburarse. Fue anunciado por Angela Merkel, quien es la canciller alemana, que se está esperando que el sistema se encuentre listo para el verano.

Pese a que hay una cierta resistencia, de parte de algunos Estados que son miembros, a los la idea les ha generado dudas legales, éticas y políticas, la mayoría de los jefes de Estado y de Gobierno, han llegado a un acuerdo este jueves en la segunda cumbre digital de 2021, en que va a ser necesario un «pasaporte de vacunación», y que va a tener que ponerse en marcha este próximo verano. Por su parte, Ursula von der Leyen, presidenta de la Comisión Europea, explicó que van a hacer falta unos tres meses de trabajo técnico previamente a que puedan echar a rodar.

Una fuente diplomática se quejaba, de que este debate se encuentra contaminado por una sensación de que lo que está siendo preparado es un pasaporte. Lo cual no está en la mente de nadie. Y es una realidad que la palabra “pasaporte”, se encuentra generando un gran nerviosismo. Realmente esto se trata de que fuese un certificado de vacunación, como muchos otros, que pueda ser reconocido por todos los Estados miembros, y con el que no haya la necesidad de someterse a todos los controles. Sin embargo, varios países se han opuesto. En ejemplo a esto, Francia, indica que dicha idea podría generar dos clases de ciudadanos que tengan una libertad de movimiento diferenciado.

Varios de los Estados miembros, se estaban escudando en que cualquier solución tendría que funcionar para dentro de la Unión Europea y para el exterior, y ha sido rememorado por otras fuentes, que aun falta información sobre si las personas que sean vacunadas van a poder transportar o no el virus,tal como lo indicaba el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC). Sin embargo, Atenas, tiene en consideración que es urgente que sea puesto en marcha el sistema, debido a que en la temporada de verano va a ser crucial para la economía helena, ya que el turismo es la representación de un cuarto del producto interior bruto griego.

Se ha dedicado solamente una línea a este asunto, en la declaración que ha sido aprobada por los líderes europeos, en la que han pedido que se siga trabajando en un enfoque que sea común para los certificados de vacunación y que van a volver a abordar este tema”. Previamente a la reunión, fue indicado en dicha dirección por fuentes europeas dirección y explicaron que no era el momento para que se tenga un gran debate político que sea respecto a los certificados de vacunación, y que en esta etapa se encuentran discutiendo a un nivel técnico. Pese a esto, los trabajos entre los técnicos ya se encuentran muy avanzados y lo que falta es que sea dado el paso para entrar en la discusión política. El primer ministro griego Kyriakos Mitsotakis, desea que esto suceda lo más pronto posible. Si no existe un acuerdo a nivel europeo, Atenas va a buscar su propio camino. Otros países europeos, tales como Dinamarca, ya de igual forma, se encuentran trabajando en su particular “pasaporte de vacunación”. La presión ha surtido su efecto.

Pese a lo escueto del vocabulario que ha sido la declaración en lo referente a dicha idea, ocupando una sola línea en un documento que tiene unas tres páginas que han sido dedicadas a la situación sanitaria, los líderes de los países que tienen interés en la propuesta han hecho que tenga que ser abordado con mayor interés en el encuentro. Indicaban fuentes europeas, cuando finalizaba la reunión que se tenía un apoyo que está creciendo por un certificado digital, que tenga criterios comunes, para que se pueda regresar a la normalidad, y que también se discutió al respecto de los criterios que van a tener que tomarse en consideración, como es un ejemplo, si de igual forma van a recibir un certificado las personas que tengan inmunidad porque hayan pasado esta enfermedad recientemente.

Impaciencia

En los días recientes, la temperatura se ha ido incrementando ya que para Grecia y España este es un asunto que es crucial, y, específicamente en el caso griego, se continúa con una cierta frustración lo que han considerado como un menosprecio hacia sus necesidades y prioridades económicas, de parte de otros Estados que son miembros, y han abordado la cuestión como que esto es algo secundario, una cuestión de ocio y no de una supervivencia económica. Explicaba un diplomático, que esto forma parte de la recuperación, por lo que va a ser necesario, que se pongan manos a la obra los más pronto posible.

Después del encuentro Mark Rutte, quien es el primer ministro holandés, mantiene sus dudas respecto hacia la idea del certificado, e indicó que aún hay muchas preguntas, es muy pronto para que se hable de un reglamento. Ni siquiera, en los Países Bajos, fue iniciado un debate al respecto de cuestiones médico-éticas, esto lo dijo en declaraciones después de que ocurriese el encuentro con los demás líderes europeos. Sebastian Kurz, quien es el canciller austriaco, a pesar de que celebró, que exista un «amplio frente de apoyo» por la idea de los pasaportes. Desde Moncloa, de igual forma indicaron que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, indicó que se tiene la necesidad de continuar trabajando en pro de su desarrollo de forma conjunta para que pueda ser evitado que cada país llegue a elaborar su propia fórmula, que sean prevenidas situaciones injustas y sea garantizada la protección de los datos personales.

A lo largo de la rueda de prensa, que se realizó posteriormente al Consejo Europeo Von der Leyen, dio una razón más por la cual la Unión Europea, tiene que trabajar en un certificado sanitario que pueda ser interoperable y reconocido, explicando que ya existen grandes compañías tales como Apple o Google, que le ofrecen soluciones a la Organización Mundial de la Salud (OMS), esto es al respecto de una información sensible, por lo que es relevante que se tenga en cuenta una solución europea. No están precisamente en una luna de miel de confianza, las instituciones europeas, junto a los gigantes digitales, y así mismo este argumento ha ayudado a que se desatasque un poco más la propuesta.

A la idea de un certificado, la Comisión Europea le ha brindado su apoyo, aunque sin embargo de igual manera, tiene el temor como Francia, que puedan ser creadas discriminaciones. Esta semana Maros Sefcovic, vicepresidente del Ejecutivo comunitario, indicó que el que se esté vacunado no podría ser convertido en una precondición, para que sea ejercido el derecho fundamental para el libre movimiento. Esto está fuera de dudas, para los sureños: ya que es al respecto de que aquellos que se encuentren vacunados, no tengan la necesidad de pasar por restricciones que ya no van a ser necesarias para estos. Pese al tono más positivo de la noche, desde la Comisión se ha advertido de que aun hay mucho trabajo por delante y va a ser un esfuerzo que será complejo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here