Internacional Portugal desafió a la pandemia y reeligió ampliamente como presidente a Marcelo...

Portugal desafió a la pandemia y reeligió ampliamente como presidente a Marcelo Rebelo de Sousa

Este domingo, cientos de portugueses han desafiado los peores datos registrados de la pandemia, con 275 muertos y 11.000 nuevos casos, un triste cierre para una semana en la que el país es líder mundial en contagios y muertes por millón de habitantes, y han revalidado el mandato actual del presidente de la Republica, Marcelo Rebelo de Sousa. Con casi el 1005 de los votos que se han escrutado, este conservador ha sido el vencedor de esta primera vuelta de las elecciones presidenciales del país con un 61,22% de los sufragios. Por su parte la candidata ecologista Ana Gomes, ha quedado en un segundo lugar con un 12,6% de los sufragios, logrando superar por muy poco al ultraderechista André Ventura con 11,89%. La abstención ronda casi el 61%, unos 10 puntos más que la registrada en 2016 (un 51,3%).

Estos sondeos han confirmado lo que han ya se predecía, que no era necesaria una segunda vuelta e inclusive que Sousa, sacaría un porcentaje mayor que el de hace cinco años, a pesar de que no en el número de los votos. Como menos se han hecho realidad aquellos augurios que eran más pesimistas, en los que se anunciaba una abstención que sería cercana a un 70% ni al objetivo de Ventura, el cual era haber quedado por delante de Gomes, la exdiputada socialista, a pesar de que sus resultados han marcado un avance claro de la extrema derecha en este país.

Esta jornada electoral, que se ha llevado a cabo este domingo, ha sido un tanto atípica gracias a las restricciones que han sido impuestas por la epidemia del coronavirus que se encuentra fuera de los controles, a pesar de esto de forma excepcional se permitió a la población su movilidad entre los municipios. A los colegios electorales acudieron los ciudadanos, con las mascarillas que eran de uso obligatorio, teniendo que respetar sus filas en la distancia de un metro de seguridad, con sus manos desinfectadas, y si era posible, tenían que llevar su propio bolígrafo desde sus casas. Tal como Cristina Queda, de 58 años, ha llegado a su centro electoral a las ocho de la mañana, ella votaba en un centro de Lisboa y ha dicho que estaba allí de primera, con el fin de evitar grupos y colas, desde que se tomó la decisión de la fecha de las elecciones, ella decidió que iba a llegar temprano, para evitar esas situaciones.

Conforme a una encuesta que ha sido realizada por instituto ISC/ISCTE, gran parte de la opinión pública, hubiese querido que estos comicios fuesen retrasados, porque Portugal en estos momentos, según la Universidad de Oxford, es el país del mundo que más castigo ha recibido por la pandemia, a pesar del confinamiento que se ha decretado el pasado 15 de enero. Y durante la campaña, las autoridades insistieron hasta con carteles en el Metro, que votar sería seguro, con el objetivo de darle un mensaje de tranquilidad a sus electores, los cuales eran unos 10  millones, teniendo una edad media de 47 años y un 20% de su población es mayor de los 65. Eulália Frexes, que esperaba paciente su turno en una calle de Lisboa, en la que hay jóvenes, familias con niños y jubilados, afirmó tajantemente, que siempre ha votado y no será esta la vez que se quede en casa, ya que cada vez es más importante votar. Freixes llevaba su máscara, gel y su propio bolígrafo desde su casa, en donde nunca pensó quedarse, a pesar del empeoramiento que ha tenido la pandemia, ha argumentado que el presidente de Portugal, es un cargo demasiado importante como para optar por la abstención.

A pesar de que Rebelo de Sousa, partió desde el inicio como el favorito, la gran interrogante que se presentaba era el índice de la participación, en este momento en que país se está enfrentando a un virus totalmente fuera de control. La afluencia a las urnas este mediodía, era del 17,07%, teniendo dos puntos superiores las últimas elecciones presidenciales que fueron en el 2016, y cerca de los cuatro puntos, en referencia a las que se celebraron el 2011 (13,39%), conforme a los datos del Gobierno portugués, para las cuatro de la tarde era de 35,44% en comparación al 37,69%, de hace cinco años. El cálculo que se ha presentado al final es bastante superior a las elecciones del 2016, lo que a priori se explica debido a las condiciones de la pandemia.

El socialista y primer ministro António Acosta, con el fin de evitar el fantasma de la abstención, después de que lo toco esperar media hora para poder votar, animó a la población a que deposite su sufragio, pese a la amenaza de la pandemia, recordando al mismo tiempo la necesidad que existe de tener que cumplir las normas de seguridad que fueron estipuladas, para que se contenga la propagación de la pandemia del coronavirus. A lo que ha dicho que se encuentran en gravísimo momento debido a la pandemia, pero a pesar de todo se ha realizado todo lo posible para que la gente pueda ejercer su derecho de voto. Además señaló que sea los datos que sean de la participación, no van a quitar su legitimidad al vencedor. Así mismo recordó que estas elecciones van a estar transcurriendo en medidas de seguridad, que no tendrán precedentes, ya que tendrán equipos de desinfección en todos los colegios electorales de este país.

Rebelo de Sousa, de 72 años, declaró que estaba encarando estas elecciones sin nerviosismo, y ha sido uno de los primeros en ejercer su voto en  colegio de la ciudad de Celorico de Basto, en Braga. Como también ha dicho que su edad se pierde y se ganan muchas elecciones, ya se ha acostumbrado a todo y preparado para todo, lleva preparados discursos para la derrota, para una segunda vuelta y para la victoria, esto en referencia a una hipotética, pero con pocas probabilidades, segunda ronda. Tal como finamente ocurrió. Por su parte, Ventura, llamó a la participación ciudadana en las elecciones, realizando la argumentación de que el arma para ser usada es el voto en estos tiempos de pandemia y crisis, por lo que el futuro se encuentra en juego.

En la política de Portugal, Ventura es una figura anómala, en un país que se ha distinguido por cortar la emergencia de la ultraderecha que sido marcada por la política europea en estos últimos años. Después de dos años, de lo que fue la creación del partido Chega! (en español ¡Basta!), parece haber registrado sus primeras grietas un dique de contención, lo que puede suponer el final del excepcionalísimo portugués.

Por otro lado, el caso de Gomes es excepcional, ya que es una diputada socialista, pero está compareciendo teniendo el apoyo de otros dos partidos como Pueblo-Animales-Naturaleza (PAN) y Livre, debido a que António Costa, primer ministro y líder socialista, eludió respaldarla. El resto de los candidatos quedaron por debajo del 5%.

NO COMMENTS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

Salir de la versión móvil