Reino Unido se ha blindado frente a los viajeros

A partir de este lunes, los viajeros que lleguen al Reino Unido van a tener que ser sometidos a dos test en su aislamiento, el primero va a ser a los dos días de su llegada y el segundo va a ser a los ocho. Manteniendo la exigencia de que sea presentado en el control fronterizo, el certificado de un test PCR negativo, que pueda ser realizado en el país de origen con un tiempo menor de 72 horas con antelación momentáneamente a su llegada.

Hasta este momento, los viajeros tenían que presentar el certificado de este test y registrar un formulario con sus datos, particularmente la dirección de su vivienda o el hospedaje en el que se aislarían por un tiempo de diez días. Dichos requisitos todavía se siguen manteniendo y se les agregan los nuevos test, que los viajeros van a tener que reservar y pagar, por medio de un sitio de internet que el Gobierno va a colocar como disponible desde este jueves.

Proceden de 33 países los viajeros británicos, entre los que no está incluido España, ya que van a tener que reservar habitación en uno de los 16 hoteles, en los que el Gobierno llegó a acordar el hospedaje para aquellos que ve como probables importadores de las nuevas variantes del coronavirus, en Latinoamérica o África. Si se incumple el requisito del test de llegada, las sanciones van desde unos mil euros de multa, hasta la pena de diez años de prisión por introducir datos falsos.

Protección de la evolución

Matthew Hancock, ministro de Sanidad, hizo el anuncio de las nuevas medidas en el Parlamento y las justificó por la naturaleza crítica de la misión de que se evite la importación de nuevas variantes. Desde que se descubrió la llamada “cepa de Kent”, en el sudeste de Inglaterra, ha sido registrado por las autoridades sanitarias, mutaciones que se encuentran asociadas a virus extendidos en Brasil y Sudáfrica.

La mayor alarma ha sido creada por este último, por haber tenido más éxito en que se esquivase la protección de la vacuna de Oxford, en contra de una infección leve o moderada. No obstante, está siendo muy eficaz en la evitación de una infección grave o mortal. Datos al respecto de sus características de transmisión, han logrado llevar a los asesores científicos pese a que la variante sudafricana no se va a imponer a otras y redujeron la alarma.

El Gobierno británico, que se encuentra coordinando dichas medidas con el de Irlanda y con sus ejecutivos autonómicos, porque todos pertenecen a un área de libre movimiento, no quiere que sea puesto en peligro la prometedora evolución de su programa de vacunación, que ya ha logrado alcanzar a más del 90% de los mayores de 70 años, o el notable descenso de casos, 47% en dos semanas, en la evolución de este vigoroso brote identificado en diciembre en el sudeste de Inglaterra.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here