El PP garantiza que con Casado como presidente la crisis de Ceuta no se habría producido y reitera en responsabilizar al Gobierno de Pedro Sánchez

El PP reitera en responsabilizar al Gobierno de Pedro Sánchez de la crisis en Ceuta y garantiza que si Pablo Casado hubiera estado al frente del Ejecutivo en lugar del líder socialista esta no se habría originado.El líder popular solicito a Sánchez que rompa su alianza de Gobierno con Podemos, al que acusa de haber provocado el conflicto con Marruecos.

 

El PP reitera en responsabilizar al Gobierno de Pedro Sánchez de la crisis en Ceuta y garantiza que si Pablo Casado hubiera estado al frente del Ejecutivo en lugar del líder socialista esta no se habría originado.El líder popular solicito a Sánchez que rompa su alianza de Gobierno con Podemos, al que acusa de haber provocado el conflicto con Marruecos.

Los populares indican dos errores del Gobierno que, a su juicio, han originado que Marruecos tolerara que 9.000 personas se lanzaran esta semana a nado a cruzar la frontera con la ciudad autónoma española, de las cuales entre 2.000 y 3.000 eran niños y adolescentes. El PP indica a la acogida del líder del Frente Polisario, Brahim Gali, gravemente enfermo, en un hospital de Logroño y a las posiciones del exvicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, en relación al Sáhara como detonantes de la molestia de Marruecos. “Pablo Casado vio venir esta crisis diplomática antes que Pedro Sánchez”, ha reivindicado el secretario general del PP, Teodoro García Egea. Si Casado hubiera sido presidente del Gobierno, esto no hubiera ocurrido, expreso.

El número dos del PP afirma que Casado percibió venir la crisis porque se reunió el pasado día 11 de mayo de forma telemática con Aziz Ajanuch, presidente del partido Reagrupamiento Nacional Independiente (RNI) y ministro de Agricultura y Pesca de Marruecos, y con Nizar Baraka, secretario general del Partido Istiqlal. El encuentro, comenta el PP, fue pedido por los dos partidos marroquíes, uno de ellos socio de la IDC (Internacional Democrática de Centro) de la que es vicepresidente Casado, y el otro partido asociado al PPE.

La reunión origino molestia en el Frente Polisario, que propago un comunicado el mismo día, conforme a los medios de comunicación, en el que rememoraba al líder del PP que el Partido Istiqlal “sigue defendiendo en sus resoluciones que la integridad territorial del Reino quedará incompleta sin recuperar todas las tierras marroquíes ocupadas, incluidas Ceuta y Melilla”. En el aviso de prensa que publicó el PP  en relación al encuentro queda constancia de que Casado habló con los dos políticos marroquíes sobre Brahim Gali, porque los populares hicieron constar que el PP ya había solicitado explicaciones al Gobierno por escrito en cinco preguntas parlamentarias “sobre la entrada irregular, sin comunicar y con identidad falsa del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali”.

Esa entrevista con los dos representantes marroquíes sirve al secretario general del PP para justificar que Casado se anticipó a la crisis. Es una certeza empírica, científica. Si Casado hace dos semanas ya percibió que era necesario hablar con Marruecos en relación a los diferentes temas, es cierto que tuvo mucha más visión que Pedro Sánchez. Si Sánchez hubiese hablado antes con Marruecos y hubiese tratado de que la diplomacia imperara, en vez de esto, la crisis hoy no estaría, ha razonado García Egea.

Iglesias y la autodeterminación del Sáhara

El líder del PP  sugiere a otro factor como detonante de la actuación de Marruecos, la posición del exvicepresidente segundo, Pablo Iglesias, en relación al Sáhara Occidental. El exlíder de Unidas Podemos defendió en noviembre de 2020 su derecho a recordar la “legalidad vigente” y, en precisión, la resolución del Consejo de Seguridad de la ONU de 1995 en la que se instaba a que se efectuara un referéndum “para la libre determinación del pueblo del Sáhara Occidental”, aun cuando sostuvo que eso no era dar su opinión y que la posición sobre el tema le atañe al Ministerio de Exteriores y al presidente Sánchez. Casado ha solicitado este jueves al presidente socialista que rompa su acuerdo de Gobierno con Unidas Podemos, en el que ya no está Iglesias, porque acusa a ese partido de los problemas con Marruecos, ante los “agravios innecesarios” que habría perpetrado contra el reino alauí. “Que rompa su acuerdo de Gobierno con Podemos, que es quien ha producido esta crisis diplomática”, ha exigido Casado.

Los populares persisten en responsabilizar al Ejecutivo de la crisis con Ceuta, aun cuando opinan que le siguen tendiendo la mano para actuar, pero desde una posición crítica. Casado ha defendido que fue Sánchez, y no él, quien empleo un tono “excesivo” en la sesión de control en la que el presidente le culpo de “deslealtad” por su posición en esta crisis diplomática. Los responsables a esta crisis diplomática no están en la oposición, están en el Gobierno por no haber advertido una afrenta que ellos repudian fuertemente por parte de un país vecino, ha recalcado el líder popular.

Los socialistas recuerdan en cambio que, a diferencia del PP, en la anterior crisis diplomática con Marruecos, la del islote de Perejil, en 2002, en aquel tiempo el líder de la oposición, José Luis Rodríguez Zapatero, dio su respaldo al Gobierno de José María Aznar sin censurarlo. “Señor Aznar, cuenta usted con nosotros para defender los intereses de nuestro país ante la crisis con Marruecos, con plena lealtad a España, a sus intereses y a sus objetivos primordiales”, expreso el entonces secretario general del PSOE en el Congreso.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here