Combinar las vacunas de AstraZeneca y Pfizer es seguro y eficaz, conforme al estudio preliminar del Instituto Carlos III

La administración de una segunda dosis de Pfizer a las personas que ya hayan recibido una vacuna de AstraZeneca en contra de la Covid-19 es seguro y eficaz. Esta ha sido la conclusión a la que llegó el estudio CombiVacs, que el Instituto de Salud Carlos III, ha puesto en marcha a mediados del pasado mes de abril.

Dicha investigación exprés, que fue analizada el caso de 600 voluntarios, se ha planteado más tarde de que fuese interrumpida la vacunación con AstraZeneca en las personas menores de 60 años al haberse asociardo su utilización con casos muy raros de problemas tromboembólicos. Todavía no ha sido definido qué hacer con estas personas -más de dos millones de españoles- que no completaron su pauta vacunal, a pesar de que se encuentra previsto que la Comisión de Salud Pública se vaya a pronunciar al respecto este martes.

«Los resultados de hoy avalan poder vacunar a las personas que hayan recibido una primera dosis de AstraZeneca con otra vacuna de Pfizer, pero la decisión no corresponde a los investigadores de este estudio», ha indicado, al respecto, en rueda de prensa Jesús Antonio Frías, coordinador de la Red de Investigación Clínica del Instituto de Salud Carlos III y jefe del servicio de Farmacología Clínica del Hospital de La Paz de Madrid. Adicionalmente de este centro, participaron en el ensayo los hospitales Clínico San Carlos de Madrid; Clínic y Vall d’Hebron en Barcelona y El Hospital de Cruces de Vizcaya.

Raquel Yotti, quien es la directora del Instituto de Salud Carlos III, destacado en la presentación en la «necesidad de apoyarnos en el conocimiento, en los datos para tomar decisiones, sobre todo cuando son difíciles«. La lucha en contra de las enfermedades, enfatizó, se hace por medio de la investigación. «Lo que hace la ciencia es iluminar caminos para que las decisiones difíciles se puedan tomar con mayor responsabilidad».

PRINCIPALES CONCLUSIONES DE COMBIVACS

Para que se realice su trabajo, los investigadores han reclutado a 678 personas que recibieron una dosis de AstraZeneca y no pasaron la Covid-19. De estos, 442 han sido incluidos de manera aleatoria en el grupo experimental y, por lo qu3, han recibido la vacuna de Pfizer entre ocho y 12 semanas posteriores de la primera dosis de AstraZeneca. Otras 221 han formado parte del grupo control y no han recibido ninguna vacuna.

Conforme a los datos presentados, que se van a publicar posteriormente  en una revista científica que es de alto impacto, la administración de una dosis de refuerzo de Pfizer después de una primera dosis con AstraZeneca es segura, eficaz y ofrece buenos niveles de protección, han subrayado los investigadores.

«Los títulos de anticuerpos de tipo IgG superan más de 150 veces en nivel basal y los anticuerpos neutralizantes se incrementan en siete veces [con respecto al grupo control]», ha indicado María Teresa Pérez Olmedo, quien es responsable del laboratorio de Serología del Centro Nacional de Microbiología, el centro que actuó como laboratorio central del ensayo.

A pesar de que el estudio no ha entrado a comparar la efectividad de la combinación de dosis de AstraZeneca y Pfizer junto q los efectos de administrar dos dosis de AstraZeneca, los investigadores han indicado que estudios 1u3 se han hecho previamente, como el ensayo en fase II hecho con AstraZeneca, mostraron un nivel menor en el incremento de anticuerpos neutralizantes con la pauta homóloga de AstraZeneca. De cualquier forma, han rememorado que «la comparación entre estudios siempre está sujeta a limitaciones», por lo que solamente han enfatizado que las conclusiones preliminares de su trabajo han mostrado una buena respuesta inmunitaria «en ningún caso inferior» a la cual han demostrado otras opciones de vacunación.

De igual forma, el ha demostrado un buen perfil de seguridad de la combinación. El efecto secundario que es más común (88%) ha si el dolor en el punto de inyección. Un 40% ha manifestado de igual forma malestar general y cefalea, un 25% escalofríos y solamente un 2,5% ha indicado haber padecido fiebre. Los síntomas no se han mantenido más allá del tercer día después de la vacunación y ningún participante ha necesitado ser hospitalizado por estos efectos (un 68% consideró que sus efectos secundarios habían sido leves). Contrariamente a una investigación que se ha hecho hace poco y se publicó en The Lancet, el ensayo no observó un incremento de las reacciones leves y moderadas después de la combinación de vacunas.

En la presentación, los investigadores han rememorado que, a pesar de que se trata de una hipótesis plausible, sus conclusiones preliminares no se van a poder extrapolar a otras vacunas que se basan en ARN mensajero, como la de Moderna. A pesar de que comparten mecanismo de acción, habría que hacer un estudio específico para conocer la efectividad y seguridad de la combinación de AstraZeneca con el fármaco estadounidense, han explicado.

Los resultados que se han presentado este martes van a corresponder al seguimiento hecho 14 días más tarde del segundo ‘pinchazo’, a pesar de que el trabajo sigue y los voluntarios se van a someter a análisis a los 28 días, tres, seis y 12 meses posteriores.

«Estos datos preliminares han sido revisados por un comité de seguridad independiente, que ha aconsejado que se hagan públicos por su relevancia a nivel nacional e internacional», ha indicado Yotti.

Adicionalmente de contribuir a aportar luz al respecto de qué decisión se tiene que tomar con relación a las personas que son menores de 60 años que recibieron una dosis de AstraZeneca, estos datos de igual forma «pueden aportar información que pudiera servir para establecer programas de vacunación más eficientes, no sólo en nuestro país», han rememorado los investigadores.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here