La vacuna de AstraZeneca solamente va a ser administrada a personas entre 18 y 55 años

Solamente se van pinchar en España, con las vacunas de AstraZeneca, a personas que sean menores de 55 años. este viernes la Comisión de Salud Pública del Sistema Nacional de Salud, constituida por técnicos del Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, los cuales necesitaron de tres reuniones para tomar esta decisión, conforme fue confirmado por Sanidad a través de un comunicado. Con esta resolución se tendrá que añadir grupos nuevos prioritarios al plan de vacunación, que tenía previsto que, después de los de la primera fase, que eran residencias, sanitarios y grandes dependientes, vendría el siguiente que era el de mayores de 80 años. Algo que va a ser debatido esta próxima semana que viene. Previamente a esto, este fin de semana, el ministerio hizo el anuncio de que va llegar un lote de este fármaco de AstraZeneca, sin que se haya confirmado el número de dosis. Estas van a ir hacia los sanitarios que no se encuentran en primera línea, a los que varias comunidades ya se encontraban vacunando.

En esta reunión que se ha hecho este viernes votaron 11 comunidades a favor de que sea establecido el límite en 55 años, se abstuvo Cantabria y Cataluña, Andalucía, Madrid, Aragón y Castilla y León, han votado en contra, conforme a las fuentes que estuvieron presentes en esta reunión. Esta decisión llegó tiempo más tarde, de que por lo menos ocho países europeos ya habían tomado la decisión de que solo colocarían la vacuna para personas menores de 65 años, pese a que la Agencia Europea del Medicamento, la había autorizado para cualquier persona que sea mayor de 18 años. Entre estos hay varios, tales como Alemania, que ha puesto una barrera en 65, y otros como Italia o Bélgica, que la bajaron a 55, tal como lo va a hacer España. Esto se debe a que en los ensayos clínicos no existe una muestra suficiente de personas que sean mayores de 65, como para que sea demostrada la efectividad de está y la mayoría de los participantes tenían edades menores a los 55 años. Sin embargo, el Reino Unido sí ha estado vacunando con este medicamento, debido a que sí ha mostrado que la respuesta inmunitaria en las personas que se han vacunado que son mayores de esta edad ha sido buena.

Los que defendieron que fuese establecido el límite en 55 años, siendo esta la postura que fue impuesta, argumentaron que es el grupo para el que en realidad ha enseñado que tiene eficacia. Amós García Rojas, presidente de la Sociedad Española de Vacunología, explicó que si a fin de cuentas en los países en los que se encuentran vacunando a las personas que son mayores de esta edad, se llega a mostrar que de igual forma es efectivo, va a ser muy fácil que se revierta la decisión y se incluya. Y aseguró que si ven que no lo es, vamos a tener que empezar nuevamente este proceso, y no sería lo más razonable debido a que estamos en un contexto de pandemia y la prudencia es el camino que se debe seguir.

Al igual que esta, otras sociedades médicas de España, ya habían enseñado su consonancia con que no fuese inoculada esta vacuna en aquellos grupos en los que no ha sido demostrada su eficacia. En opinión de Rafael M. Ortí Lucas, quien es el presidente de la Sociedad Española de Medicina Preventiva, Salud Pública e Higiene (Sempsph), esta decisión de que sea fijado el margen en los 55 años, ha sido la correcta con esta evidencia que se tiene en la actualidad, ya que va a reservar las vacunas que tien más eficacia para los personas que son mayores de 55, y que tienen mayor mortalidad. En esta misma franja se han puesto en manifiesto portavoces de la sociedad de Epidemiología, de Salud Pública y de Gerontología.

En las comunidades que dieron su voto en contra, han asegurado estas mismas fuentes, que los motivos eran logísticos sobre todo, ya que en cuanto más restrictivo sea el límite de las edades, menor va a ser el margen de que se puedan combinar las vacunas que estén disponibles con los distintos grupos y más se va a dificultar el rápido avance de la inmunización. Pero la opción que es más conservadora fue la que se impuso.

El pasado miércoles, ya el comité había anticipado que la solución de AstraZeneca, no iba a ser administrada en mayores de 80 años. Esta ampliación a los de 55, dejó por fuera a 15 millones de españoles que están superando esta edad, pero para todos estos van las de Moderna y Pfizer, con las que ya se pincharon 1,9 millones de dosis, de las que más de 600.000 completaron la pauta de dos inyecciones, conforme al último informe del Ministerio de Sanidad.

Esta decisión, no va a suponer que haya un retraso en la vacunación de esta población, debido a que la mayoría aún no se le había asignado un turno en este plan de vacunación. Sin embargo, sí existía un proceso mucho más largo, que si se utilizaran los 1,8 millones de dosis de AstraZeneca que van a llegar en este mes de febrero. Dichas dosis van a ser administradas a otras tantas personas, porque el Comité de igual forma ha decidido que entre los dos pinchazos de este fármaco se va a dejar un espacio de entre 10 y 12 semanas. Conforme fue dicho en sus comparecencias de esta semana Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, pese a que no se utilicen las de AstraZeneca en ancianos, con las que ya estan previstas que van a llegar, se va a poder cumplir el objetivo compartido que tiene toda la Unión Europea, que es el de vacunar al 80% de los mayores de 80 años en marzo, siendo este es el grupo etario que es más vulnerable, ya que fueron de este grupo seis de cada 10 muertes en la segunda ola.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here