Sanidad ha confirmado cuatro muertes por trombos asociados a AstraZeneca y ha pedido a las comunidades que vayan a priorizar Pfizer

Cuatro personas fallecieron en España tiempo más tarde de que hayan recibido una dosis de AstraZeneca, por una trombosis con niveles bajos de plaquetas, y existen otros 16 casos que se han confirmado o son sospechosos. El Ministerio de Sanidad en este jueves ofreció los datos relativos a los efectos que son adversos graves vinculados a la vacuna de Oxford. Han sido muy escasos, debido a que no representan más que el 0,5% por cada 100.000 personas a las que se les inyecta una dosis, sin embargo el Ministerio ha reiterado que el riesgo incrementa a medida que desciende la edad.

En el caso de los fallecidos, todos han tenido menos de 60 años, y la media de edad entre los que se han afectado por trombos es de 39 años. Por esto, Sanidad ha recomendado que los menores de 60 años vayan a completar su inmunización con una segunda inyección de Pfizer. En estos días, específicamente, se encuentra retomando la vacunación del aproximadamente millón y medio de trabajadores esenciales que han recibido una primera dosis de AstraZeneca.

 

Conforme han indicado los datos en Andalucía y Murcia, las primera que han comenzado, estas personas se encuentran eligiendo mayoritariamente -en un 90% de los casos-AstraZéneca como segunda dosis en vez de Pfizer, pese a que esta ha sido la pauta que tienen que continuar conforme al Ministerio de Sanidad.

 

En medio del desaguisado que provocó que finalmente, en la práctica, los ciudadanos de este colectivo vayan a poder elegir entre Pfizer y AstraZeneca, el departamento de Carolina Darias insistió en que Pfizer es la solución al riesgo asociados a AstraZeneca, que han crecido a medida que se inocula a la población más joven.

 

Conforme a estos datos, por debajo de los 59 años el riesgo de que se sufra trombos es de 1,1 casos por cada 100.000 habitantes, en tanto que entre los 40 y 49 años por cada muerte que previene la vacuna hay un riesgo de 2,1 casos por cada 100.000 vacunados de que se sufra un efecto adverso grave tiempo más tarde de la primera dosis.

 

Junto a esos datos, Sanidad ha defendido que la situación epidemiológica que se tiene actualmente en España y tener una vacuna alternativa -Pfizer- ha permitido que sean más selectivos en el momento de vacunar a la población que si hubiese una incidencia acumulada disparada, que hiciera que la prioridad absoluta fuese vacunar a la población, sin que preste tanta atención unos efectos adversos graves que, en cualquier caso, son muy minoritarios.

 

Conforme indicaron, estos datos han pesadi de forma particular en la defensa que Darias hizo de la segunda dosis de Pfizer en lugar de la de AstraZeneca, por la cual han apostado varias comunidades en las recientes semanas y algunas de estas -del PP- han recomendado en este momento de forma abierta a sus ciudadanos.

 

Contrariamente, este jueves restó relevancia al ensayo científico del Instituto de Salud Carlos III en el cual se ha apoyado Darias en todo momento para que defienda la segunda dosis de Pfizer. El Ministerio ha asegurado que la EMA o el Gobierno de Canadá lo han estado estudiando como una referencia, sin embargo este jueves, tiempo más tarde de que haya sido puesto en duda por expertos y políticos debido a su reducida muestra, Sanidad ha indicado que simplemente ha sido un elemento «adicional» sin embargo, que no es lo que ha disparado la decisión de que se prescriba Pfizer como una segunda dosis para los menores de 60 con una primera de AstraZeneca.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here