España ha realizado su primer transplante de útero entre dos hermanas

Dos hermanas fueron las protagonistas del primer transplante de útero, realizado en España y el sur de Europa. Fue una intervención que fue esperada por muchos años en España, y ya por fin ha sido realizada el pasado 5 de octubre, en la ciudad de Barcelona, por un buen equipo de cirujanos y ginecólogos del Hospital Clínic.

La hermana pequeña había nacido sin un útero y tenía el gran deseo de ser madre biológica, y la hermana mayor ya había tenido hijos, por lo que quiso colaborar con su hermana. La intervención ha sido un éxito. La donante al igual que la receptora, se encuentra en muy buen estado, hasta ahora no ha habido rechazo y el órgano inició su funcionamiento tal como se estaba esperando. La mujer que ha sido trasplantada, ya tuvo su primer ciclo menstrual y ya cuenta con embriones en la espera de que llegue el momento óptimo para que sean implantados, y de esta manera sea cumplido su gran sueño de ser madre.

La gesta quirúrgica, todavía no ha sido presentada públicamente, debido a los enfrentamientos actuales entre la Organización Nacional de Trasplantes (ONT) y su filial en Cataluña, la Organización Catalana de Trasplantes (Aocatt). El transplante que ha sido pionero, fue realizado únicamente con la autorización de la institución catalana y del comité de ética del hospital. No ha sido realizado a espaldas de la ONT, a pesar de que no hubo luz verde de la institución nacional.

Cataluña, pionera

El jefe del servicio de Ginecología del Hospital Clínic, Francisco Carmona, había anunciado que el 2020, sería el año para el primer transplante de útero, lo cual indicaba que Cataluña, estaba decidida en que sería pionera, ya conforme a lo que el ha dicho cuenta con un buen equipo de anastomosis vascular, un urólogo que es uno de los mejores y con gran experiencia en trasplantes vivos, como el lo catalogó; y de igual forma también contaban con una paciente y una receptora totalmente apta.

Este equipo del hospital Clínic, cumplió con lo prometido, ya que el transplante se realizó este año, pero la cirugía finalmente no contó con beneplácito del Ministerio de Sanidad.

Antes de que fuese realizada esta cirugía, el equipo se estuvo preparando para dicho transplante. No solo realizando pruebas con los modelos animales, sino que también viajaron a México, Dallas (EE.UU.) y la India, los cuales son países donde ya tienen unos cuantos años de experiencia en la realización de la intervención para aprender la técnica.

Dudas éticas

Diferentes equipos de la Comunidad Valenciana y Cataluña, habían solicitado realizar el transplante, pero recibieron la respuesta negativa de la Organización Nacional de Trasplantes. Ya que dicha organización se ha resistido durante años a autorizar la cirugía por motivos éticos y sociales, no cuestionando la capacidad o pericia, que pudieran tener los cirujanos españoles, cuando muchos de estos por años han hecho colaboraciones con equipos, en los que este injerto tiene años haciéndose.

Entre los argumentos que fueron presentados por ONT, fueron que el útero no es un órgano vital, como lo puede ser el corazón o el hígado, y que al no utilizarse el tejido de un donante cadáver, se podría colocar en riesgo a dos personas, en estas cirugías que son complicadas, siendo su único fin, el cumplir con el deseo de una mujer de ser madre biológica. Siendo un transplante, con el único fin de mejorar la calidad de vida de una persona, esta ha sido la queja primordial de la ONT, que ya tomada la decisión de dar el paso, hizo el cuestionamiento de que no se hay optado por realizarlo con la donación de un cadáver.

Al peligro de la cirugía también le era agregado que la persona que sea trasplantada debe sostener un tratamiento de inmunosupresión con el fin de evitar el rechazo y que no exista un fallo del transplante.

También se presenta otro inconveniente para la autorización de este tipo de transplante, ya que un hombre también podría solicitarlo y hacer el intento de una gestación, lo cual llevaría a un gran confrontamiento cultural.

Alternativa a los «vientres de alquiler»

La razón para que este transplante se autorice, es que ya ha sido probado con éxito al rededo de 67 veces, de las cuales han nacido niños sanos de las madres que han sido transplantadas. Es una donación filántropa, para la que el equipo del Hospital Clínic, se encontraba listo, y lograr dar ese primer paso. Pero también hay que resaltar que esta es la única posibilidad que tienen 2.300 mujeres en España, que nacieron sin un útero o que bien lo hayan perdido por alguna causa médica, para vivir la maternidad. Para esto no hay tratamiento de reproducción asistida que les permita que puedan gestar sin útero, siendo su alternativa la maternidad subrogada o el vientre de alquiler, siendo esta última también de las prácticas que se encuentran vetadas en España.

La primera mujer que ha recibido un transplante de útero en España, ha nacido con un trastorno congénito llamado síndrome de Rokitansky. Una enfermedad que afecta a una de cada 4.000 mujeres, impidiéndoles una correcta formación de su útero y vagina. A veces la ausencia de estos órganos puede ser parcial, a pesar de que en ningún caso es suficiente para tener una gestación de forma normal.

Las niñas que nacen sin su útero, pueden alcanzar la pubertad casi con normalidad. Ovulan y hormonan, también les crece las mamas, y les salen vellos, en pocas palabras, son fértiles, pero no pueden menstruar, porque no poseen un útero.

Este tipo de transplante, presenta una solución temporal, ya que luego de que sea conseguido el segundo parto, las pacientes que sean trasplantadas, tendrán que entrar nuevamente al quirófano para retirarlo y de esta manera se eviten problemas de largo plazo con la inmunosupresión, el cual es el tratamiento que evita el rechazo del órgano trasplantado y que debilita el sistema de defensas del organismo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here