1.300 dolares los auriculares in-ear, con cable y sin cancelación, son unos de los más  costosos del mercado

Un producto orientado para cierto público y no para todo el mundo, con un llamativo  precio: 1.299 dólares y una característica importante es la cancelación de ruido activa.

Un producto orientado para cierto público y no para todo el mundo, con un llamativo  precio: 1.299 dólares y una característica importante es la cancelación de ruido activa.

Hace poco nos impresionaba en la actualidad sobre tecnología la noticia de que Sonora se hará cargo de los productos de consumo de Sennheiser, suplementando así la maniobra que la histórica casa de productos de audio aparentaba estar proyectando desde hacía meses. Pero eso no significa que no tengan municiones en la recámara antes de que se vayan de la mano de Sonova, porque terminan de presentar unos nuevos auriculares: los Sennheiser IE 900.

Algo que, sin ir más allá, quizás pueda no aparentar una noticia muy extraña, pero lo que nos ha asombrado es el momento y el producto: en plena era de los auriculares inalámbricos, Sennheiser hace un último propósito (antes del cambio) con unos auriculares con cable e in-ear, en contraposición a los TWS o totalmente inalámbricos que en este momento tienen la mayoría de fabricantes, hasta ALDI.

Un producto que continúa la estela de otros, pero que no nos acopla en este instante. Los Sennheiser IE 900 son unos auriculares in-ear (es decir, con una esponjita que se introduce en el canal auditivo) cuyas líneas de diseño recuerdan más a los IE 300 (de gama inferior) que a los IE 800 S, sus antecesores. Incorporan todos sus componentes en un paquete que tiene una superficie plana sobre la que poner convenientemente el logo y disponen de varios sets de esponjas para ajustar al oído del usuario, así como un sostén en la salida del cable para eludir que esto se deteriore y se termina rompiendo del uso.

Por supuesto, son un producto dirigido para cierto público y no para todo el mundo, pero lo que nos ilusionaba en este momento era, en todo caso, los sucesores de los Sennheiser Momentum True Wireless. Es decir, unos auriculares enteramente inalámbricos y con cancelación de ruido. Pero no.

Los IE 900 reproducen sonido en un rango de frecuencia de 5 a 48.000 hercios, lo cual es sobradamente impresionante, y comentan que poner un sólo driver les parece lo más conveniente para evitar la distorsión en un formato como éste. Evidentemente, no es un producto para las masas, algo mainstream, pero así y todo el lanzamiento no deja a sorprender en este momento en el que las marcas apuestan tan claramente por el Bluetooth incluso para los más exigentes, como vemos en el caso de Sony, Apple o Bang & Olufsen, que incluyen lo que ya casi parece inherente a cualquier promoción de auricular más sofisticado: la cancelación de ruido activa (personalmente, desde que la he probado ya no puedo vivir sin ella).

El otro aspecto que puede derivar llamativo es el precio: 1.299 dólares (disponibles a partir del 6 de junio), algo por sobre de los IE 800 S y entre 600 y 700 euros sobre el precio de partida de auriculares de gama alta como los que hemos acentuado antes (de diadema, inalámbricos y con cancelación de ruido). Conociendo que Sennheiser ha batido récords como los de 55.000 dólares por unos auriculares, esto también es algo que asombre a nivel de la marca, pero dadas las prestaciones y el entorno quizás aguardábamos que hubiesen ajustado un poco más.

Efectivamente, en su momento los IE800 (que pudimos probar allá en 2012) tenían un precio de 599 euros (unos 620 euros actuales teniendo en cuenta la inflación), por lo que esta serie siempre ha estado en las gamas altas de Sennheiser y aparece, junto a sus cercanos antecesores los IE800 S, en la categoría de «productos para audiófilos» de la marca. Así que no confiábamos que fuesen a competir en precio como unos Realme Buds Air 2 por 50 euros, aun cuando cabe expresar que estos últimos sí tienen cancelación activa.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here